¿Tener hijos?

31 dic. 2006


31 de Diciembre del 2006, último día del año. Procede hacer limpieza, recapitulación, reflexión, ¡qué se yo!

Pero me siento sin mucho que decir, lo que me preocupa de forma alarmante.
Como siempre digo, llevo vivida más de la mitad de mi vida –máximo-- con toda seguridad, pero mis manos siguen sin aprehender algo que llevarse con ellas, y mi cabeza sigue siendo un nido de abejas preguntonas que no producen miel.

Creí que con el paso del tiempo llegaría la serenidad, un conocimiento simple pero certero de los porqués y para qués de esta vida mía. No es así. Las respuestas alcanzadas caducan cada algunos años o incluso en meses.

El movimiento no lleva implícito avance.


Quizá no deba buscar un sentido, ¿porqué habría de haberlo? ¿Qué vanidad me hace creer que como ser vivo tengo un “Sentido” que me hace individual, necesario?

El azar de la Naturaleza, la de mis padres, me condujo a esta Tierra.

Piezas, engranajes, maquinarias, productos, propietarios de los productos y consumidores de los mismos: se cierra el círculo.

Puedo entonces decir que soy “la mano de obra barata”, ya que no paso del nivel pieza, ni pasaré.

Ya sé, ya sé, eso es muy negativo. Pensamiento positivo es lo que se lleva hoy en día.


¿Qué haces para dar Sentido a su vida?

Hay personas que se pasan el día trabajando, otras viajan, otras se buscan una afición que les apasione, y otras forman una familia. Por poner los primeros ejemplos que se me vienen a la cabeza.
Todas y cada una de esas acciones tienen un denominador común: ocupan tiempo.

Somos la única especie conocida que necesita “ocupar” su tiempo.

Pero, ¿cuales son los frutos de esa actividad?
De las cuatro arriba mencionadas la que me intriga es la de formar una “familia”.

Hace poco tiempo un familiar me dijo que tener hijos era una “gracia divina”.

A Dios pongo por testigo que esta persona no es practicante de ninguna religión, ni conservadora en sus ideales, y sin embargo pronunció esta frase totalmente convencido. Sus hijos, dijo, daban sentido a su vida.


A mi eso me asusta.

Me parece estar oyendo que como no han encontrado ningún sentido a su vida, deciden parir hijos para ver si con un poco de suerte, ellos se la dan. ¿Egoísta no?


Hace años --y aún hoy en más de un continente--, no se podía elegir si se tenían hijos o no. Pero en la actualidad ser madre o padre es algo voluntario, consciente y premeditado.

Vamos como un crimen.


¿Para qué quiero traer un ser humano a este planeta? Suena pedante, lo sé.


Si asumo la premisa que un hijo es la máxima expresión de amor, he de suponer que esta Vida me parece tan maravillosa que decido traer un hijo a este mundo para que disfrute de ella ¿no?

Eso me hace también suponer que mi vida es la máxima expresión de mis sueños. ¿Por qué yo no pariría un hijo sabiendo que va a tener que sufrir y mucho? ¿O sí?


Ya oigo los argumentos: si nadie tuviera hijos el mundo desaparecería… No me confundan, ya sé que es fácil hacerlo, pero las prisas no son buenas.

Yo sólo pienso que antes de concebir --me encanta esta palabra-- un hijo, un ser humano, me ocuparía en crear un mundo dónde la Vida fuera algo más que tolerable.

Un mundo dónde vivir no fuera un sinsentido, ni una carrera a ciegas sin finales ciertos. Un mundo donde no fueran transcendentes los porqués y para qués, ya que la propia existencia proporcionaría tales satisfacciones y alegrías que todo lo demás sería superfluo.

A partir de esta premisa, sencilla hasta rabiar, seguramente sentiría la necesidad de compartir esta vivencia con otros seres, y que mejor que los hijos en este caso.

Pero no funcionan así las cosas. No soy dadora de una Vida digna.
Soy un simple ser agobiado que intentan a cualquier precio, quitarse un peso invisible de encima.

Puedes empezar a criticarme, lícito es. Todos necesitamos justificar nuestros actos más erróneos, los acertados no necesitan de explicaciones.

Pero todavía hay solución. Quizá los motivos por los que se tienen hijos no son altruistas pero una vez hecho, todavía hay posibilidades de proporcionar una Vida.

¿Cómo? No lo sé

¿Empezando por nosotros mismos? ¿Luchando por construir el mundo que creemos en el que merecería la pena vivir?

Condición humana

28 dic. 2006


Nuestra condición humana. ¿Si el ser humano no es capaz de evolucionar cómo va a hacerlo el mundo que construye? Observo cada día a las personas que me rodean: Furia, Desequilibrio, Ceguera, Ansiedad. No dejamos salir antes de entrar, no sujetamos las puertas, no sonreímos al dar los buenos días, no damos los buenos días, no preguntamos quién es el último en la cola, no esperamos nuestro turno.

Tenemos prisa, queremos ser los primeros, no nos bajamos de la acera para que otros pasen. No sabemos decir: “me he equivocado” o “perdón”.

Olvidamos ayudar y a los que nos han ayudado. Reconocemos sólo nuestras necesidades, y las de los otros nos parecen muestras de egoísmo.

Nuestras palabras o actos tienen justificación, los de los “otros” son siempre atentados malintencionados. No hacemos preguntas, no escuchamos las respuestas.

Citando a Ernesto Sábato en El Túnel:
“ Como alguien que estuviera parado en un desierto y de pronto cambiase de lugar con gran rapidez. ¿Comprende? La velocidad no importa, siempre se está en el mismo paisaje”.

Así somos los seres humanos, moviéndonos deprisa para no llegar a ninguna parte. Trabajando, comprando, fornicando, comiendo, mirando la TV, saliendo, entrando, subiendo y bajando. Haciendo mucho ruido a nuestro paso, con el fin de no escuchar nuestro Silencio.

¿Qué nos diría nuestro Silencio si nos quedásemos a solas con él durante un día? Sentados en una habitación vacía, mirándonos frente a frente: ¿enloqueceríamos?

Limitar el alcance del pensamiento

22 dic. 2006


Leo la misma noticia en diferentes fuentes, diferentes puntos de vista y al final sigo sin saber qué es lo que realmente ocurre, dónde está el bien y dónde el mal. ¿ Porque existen, verdad?
¿ O quizá no?.

Si observo el Mundo podría decir que todos aquellos que ostentan cualquier cargo de poder son corruptos. En una escala de grises muy amplia pero todos lo son, de otra forma no podrían estar en el poder, no les dejarían.
Los intereses de unos y otros se cruzan en un entramado de prostitución tal que ni con mil madejas de lana, podríamos salir del laberinto. Todo vale con tal de ganar.

Creo que una de las pocas formas de saber donde hay más luz es hacerme las dos preguntas siguientes: ¿quién sale ganando con esto? y ¿quién sale perdiendo?.

A partir de ahí podríamos hallar alguna respuesta fiable.
Hace poco alguien me hablaba de la bendición de traer un hijo a este mundo.

Y yo creo que traer un "ser" a este mundo es algo de dudoso juicio, como poco.
Porque los hijos de los pobres seguirán siendo pobres y explotados, y según se presenta el futuro parece que cada vez más.

Porque tengo la sensación de que los hijos de los desheredados son la mano de obra esclava del Capitalismo, y los hijos de los que se creen menos explotados-esa prepotente y ciega clase media, en peligro de eminente extinción- son los capataces explotados de los mismos amos y explotadores de sus hermanos.


No es pesimismo, es previsión.

No es la botella medio llena o medio vacía. Es medir la cantidad de la botella, hacer un calculo de lo que se bebe, cuántos lo beben, y de ahí saldrá una provisión de cuántos días quedan con líquido. Ni más ni menos.


¿ Cuántos días creo que me quedan de Libertad?


George Orwell en 1984: "Nada era del individuo a no ser unos cuántos centímetros cúbicos dentro de su cráneo"

"Esta era la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había realizado un acto de autosugestión"


"¿ No ves que la finalidad de la Neolengua es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente? Al final, acabaremos haciendo imposible todo crimen del pensamiento...Cada año habrá menos palabras y el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño"


"En realidad, se sabía muy poco de los proles. Y no era necesario saber mucho de ellos. Mientras continuaran trabajando y teniendo hijos, sus demás actividades carecían de importancia"

"El duro trabajo físico, el cuidado del hogar y de los hijos, las mezquinas peleas entre vecinos, el cine, el fútbol, la cerveza y sobre todo, el juego, llenaban su horizonte mental. No era difícil mantenerlos a raya"


"E incluso cuando cundía entre ellos el descontento, como ocurría a veces, era un descontento que no servía para nada porque, por carecer de ideas generales, concentraban su instinto de rebeldía en quejas sobre minucias de la vida corriente. Los grandes males, ni los olían".

Paraísos

18 dic. 2006

Peter Poskas

Si pudiera huir, lo haría a un sitio como este.

Este mundo, estas ciudades-garrapatas no nos permiten crecer.

Sólo permiten el olvido de nosotros mismos.

¡ Qué faciles somos de manipular! ¡Y qué poco luchamos!.