Nunca acierto

29 ene. 2007

Odio las entrevistas de trabajo. Hoy me levanté temprano, como de costumbre. Bajé mi correo, puse una lavadora, planché, regué las plantas, me duché, me pinté la cara, saqué la basura, fui al banco, y cogí el tren para ir a una entrevista de trabajo. Todo eso en aproximadamente tres horas. No está mal, nada mal.

LLegué temprano a la cita, y decidí tomarme un café. Sin embargo no me sobró tanto tiempo para tomarlo tranquilamente. Ya sabes lo lenta que soy bebiendo. Pude leer un poco un periódico: terrible lo de cierta prensa escrita, son autenticos panfletos.

Después tal y como mandan los canones de recursos humanos, me presenté diez minutos antes y apenas me hicieron esperar.

La entrevista no fue mal, lo que me cabrea son esas preguntas psicologicas que te hace una becaria --pobre, ella no tiene la culpa de nada-- con 15 años menos que yo.

Y es que no puedo controlar mi cara, lo sé. Cuando me pregunta qué miedos o temores tengo sobre el puesto de trabajo, estoy segura de que he levantado una ceja sin querer.

--¿Miedos?, pregunto yo.
--Sí, temores a la hora de enfrentarse al puesto.
--Pues ninguno. Miedo, o temor al trabajo la verdad es que no tengo. Todos cometemos errores, se aprende de ellos, se rectifica y ya está. (todo esto con mi cara de "vaya gilipollez")

Luego intento no bostezar, algo que me cuesta un rato cuando empiezan a hablarme de la facturación de la empresa. Además está el tema de la postura, ni muy recta, ni apoyando los codos sobre la mesa, ni como si durmiera la siesta. Total, que al final tengo la sensación de que soy un maniquí de cera.

Otra pregunta de esas irritantes: ¿Qué esperas de la empresa?. ¡Joder! con perdón, pero ¿ qué esperan que una conteste?. Si digo que desarrollar mis capacidades, porque yo lo "valgo", su contestación es que no pueden pagar tanto, y que no quieren engañarme con mis posibilidades de futuro. Y si se me ocurre decir que lo único que espero es ganar un sueldo normal y tener vida propia, es decir trabajar para vivir y no al contrario, vaya usted a saber que estupidez contestan.

La sensación que tengo es que nunca acierto.

¿Te acuerdas de la última entrevista a la que fuiste? Imagino que sí, eso no se olvida nunca.

¿Recuerdas Blade Runner y su test para localizar a los replicantes? ¡Bien! pues esa es la sensación que tengo.

En fin, ya estoy en casa. Sólo quería hablar un poco. ¿Cual fue tu peor entrevista?...


0 comentarios: