Hablar por hablar...

6 jun. 2007

A cualquier sufrido lector: deseo prevenirle que este texto, carece de cualquier interés. Está a tiempo de abandonar su lectura y aprovechar mejor su tiempo. Si, por el contrario, decide proseguir, reciba mi agradecimiento y bendición.



Hablar por hablar...

--Abuelo...

--¿Sí?

--Esta mañana, al asomarme a la ventana, descubrí que la línea del horizonte había desaparecido.

--¿Nada más levantarte? Quiero decir, ¿no habías tomado nada?

Negué con la cabeza.

--Limpia.

--¡Increíble! ¿Y qué pensaste?

--¿Qué es increíble?¿Qué todavía no hubiera bebido o lo de la línea del horizonte?

--No seas quisquillosa, niña.

--En fin, ignoraré tu perfidia. Al principio sentí alivio. Apabullante, estremecedor.

--¿Y, después?

--Después me fui a buscar mis gafas. Ya sabes, por si tenía algo que ver con mi miopía y astigmatismo.

El abuelo no paraba de reír, con esas carcajadas secas y silenciosas. Sólo él podía reír así.

--Pero no, abuelo, seguía sin ver la línea del horizonte. Bien es verdad, que las gafas estaban un poco sucias.

--Nunca he entendido porque se ensucian tanto los cristales. ¿Y tú?

--Yo tampoco. Llevo todo tipo de toallitas y sprays en el bolso para limpiarlas.

--Yo no llevo bolso.

--Ajá. Abuelo, creo que nos estamos desviando del tema principal.

--¿La línea del horizonte desaparecida?

Asentí. Imperturbable.

--¿Es correcta mi impresión de que no me estás prestando atención?

--Uhm. Puede, puede. Elbereth, pequeña, ¿tienes algo interesante que contarle a tu abuelo?

--Déjame que piense. No. Creo que no.

--Y en ese caso, ¿por qué no pruebas a estar calladita un rato?

Le miré muy digna. Y callé. Al cabo de un rato, volví a mirarle y hablé.

--¡Abuelo, joder, que la línea del horizonte había desaparecido!

--¿Y ha cambiado en algo tu vida por eso?

Bajé la mirada y pensé.

--No.

--Bien, muy bien. Si, por el contrario, al cruzar la calle un coche te atropella y te deja sin piernas... ¿tú existencia cambiaría en algo?

--¿Es una pregunta trampa? ¡Porque no pienso contestar!

--Entonces, dime, ¿qué importa que la línea del horizonte desaparezca, que Dios baje a la Tierra, que el Sol no salga, si tu vida sigue siendo la misma?

Negué, toda desconsolada, con la cabeza.

--Abuelo, no eres nada metafísico. Un poco de mística, ¡por Tutatis!

--Prefiero comer jabalíes y beber whisky.

--Yo paso del jabalí, pero del whisky no.

--Lo presumía.

Nos quedamos un rato callados. La primavera traía color a las calles, las mujeres llevaban sobre sus ropas el arco iris.

--Abuelo, no puedo quitarme de la cabeza lo de la línea del horizonte... no sé, tiene que tener algún significado...

El viejo resopló con fuerza. Barrunté algún improperio.

--¡Cansina eres, niña!

--No creas. Shlomo es mucho peor.

--Ahí tengo que darte la razón. ¿Qué tal si criticamos un poco a la familia, pequeña?

--Paso. Me interesan más los temas “supernaturales”

--Dirás “sobrenaturales”...

--No, abuelo, “supernaturales”, si habláramos de la familia sería “sobrenatural”. Y también, terrorífico.

--¿Qué propones, niña?

--El tiempo de vida medio de la madre del topo.

Le llevó menos de un segundo comprender. Nos atragantamos con el whisky a causa de la risa.


1 comentarios:

Susana, Bala y Elbereth dijo...

Susana dijo...
--¿Qué te dijeron tus padres?

--Nada.

....

Esta conversación no ha sido tirante, ni con los toques de humor que os caracterizan, ni el tira y afloja de la cuerda, ha sido triste.

Buenas noches

6 de junio de 2007 1:02
BalaNegra dijo...
Parece que Elbereth siempre se tiene a sí misma. Es una luchadora en el silencio y en la sombra...

6 de junio de 2007 16:12
Elbereth y su silencio dijo...
Susana Tienes razón.No puedo decir más. De pronto, aquel recuerdo de la bicicleta me sacudió. Debía escribir sobre él. ¡Estoy cansada! :-)

BalaNegra Voy a tener que llevarte la contraria,lo siento. Elbereth, por sistema, su sistema, jamás se tiene a sí misma. Pasa su existencia perdiéndose y encontrándose. Parece que tiene memoria de pez.

6 de junio de 2007 19:32
BalaNegra dijo...
Pero para encontrarse tiene que tenerse ¿no?

11 de junio de 2007 21:09