¿Apostamos?

19 ago. 2007


--Abuelo, ¿te atreverías a decir qué es El Mal?

--Sin duda, pequeña.

--¿Y El Bien?

--Más fácil aún.

--Vaya, eres un hombre con suerte. ¿Con dos palabras?

--No, con dos dedos de frente, hija. Sentido común que le llamaban en mi época. Ahora, con tanta inteligencia brillando, se ha perdido el norte. Todo el mundo cree que vale mucho. En fin, te lo he dicho en anteriores ocasiones “no hagas aquello que no quieres que te hagan”. ¿Difícil?

--No, visto así, no.

--¿Cuál es el problema entonces, Elbereth?

--¿Cuándo puedes decir que una persona es mala?

El abuelo asintió lentamente, echó la cabeza hacia atrás y se quedó mirando el techo. Al cabo de un tiempo volvió a bajarla y me miró.

--Eso sí que reviste un problema. Porque hacer algo mal una vez, no te convierte en malo. Hacerlo repetidamente, yo diría que sí. Y luego depende de que acción estemos hablando. No es lo mismo robar un banco que asesinar una persona. ¿No?

--Para mí no, desde luego. Asesinar una sola vez basta para saltar al abismo. Pero esos casos están claros. Yo pensaba en la maldad y bajezas cotidianas, pequeñas e insignificantes muestras de vileza.

--Necesito beber algo antes de responder a eso.

El abuelo saca de un viejo mueble de madera un whisky escocés: malta única, veintidós años.

--Esto… abuelo…

--Lo sé, quieres un vaso. Tranquila, lo daba por sentado.

Frente a frente, con nuestros vasos en la mano, probando a comprender un mundo que no tiene sentido y mucho menos “común”.

--¿En qué estás pensando, exactamente, niña?

--En los compañeros de trabajo, en la familia, los vecinos; en los “conocidos” habituales… ¿Cuándo dirías que uno de ellos es una mala persona?

--Aja, entiendo…Bueno, tendría que ser de forma repetitiva, con alevosía, intencionalidad, falta de arrepentimiento, con…

--Conozco muchos individuos así.

--Sí, claro, yo también. ¿No te había dicho que este es un mundo perfecto?

--¿Y las buenas personas?

--¿Qué las pasa? ¿Te has encontrado con alguna? ¡Vaya la afortunada ahora eres tú!

--Sí, lo he hecho, ¡no seas cínico! También he comprobado que al mal hay que darle tiempo para que salga a la superficie. Pero el bien, se muestra tal y como es desde un principio.

--Bueno, está claro, el mal tiene mucho que perder si muestra sus cartas. El Mal se halla en un extremo, haciendo caer a todo el que se acerca.

--Si, pero yo no creo que El Bien se halle en la otra punta, abuelo. Lo veo en la mitad, en el ecuador del Universo, su equilibrio. Consenso de Vida que engloba todas las partes.

--Como el color blanco, que resulta de la superposición de todos los colores. ¿Eso quieres decir, pequeña?

--¡Sí, eso es abuelo! Y El Mal, sería el negro, la ausencia de color. Por eso decimos que hay personas oscuras.

--Hija, vaya complicaciones que te traes más absurdas. Para mí resulta todo más sencillo, vuelvo a repetírtelo.

--Lo sé, lo sé, y tienes razón. "Lo que para ti es odioso, no se lo hagas a tu prójimo. Esta es la ley: todo el resto es comentario". Talmud, Shabbat 31ª

--¡Exacto! Todo lo demás son comentarios…Bla, bla, bla…

--¡Hombre abuelo, que desde el 16 de julio, no nos habíamos visto, de algo teníamos que hablar!

--Hija, menos hablar y más… ya sabes tú… Eso que decían antes de haz el amor y no la guerra.

--Me pongo a ello, abuelo, me pongo a ello, pero déjame que me termine el whisky antes, ¡por amor del cielo!

--Sí, follar con prisas y el estómago lleno no es bueno.

--¡Abuelo, que lenguaje más soez!

--¿Y quién nos escucha?

--También es verdad, viejo, también es verdad. ¡A tu salud!

--¿Hace una partida de póquer antes de irte a procrear?

--¿Qué apostamos?

--Nuestra maldad hija, y con un poco de suerte la perdemos en una sola mano.

free music

19 comentarios:

Susana dijo...

al mal hay que darle tiempo para que salga a la superficie. Pero el bien, se muestra tal y como es desde un principio

..entonces al principio no se distingue, sólo con el tiempo y el conocimiento, por eso al conocer a alguien se le trata como a un igual.

Pero el mundo no es blanco y negro, es gris supuestamente y en las tonalidades te pierdes.. ufffff estoy cansada, que cada uno mire su culo, que yo ya tengo suficiente con lo mío.

Me alegro de la vuelta del abuelo

Fantástica frase final para la entrada

Estoy seria, es verdad, pufff mañana será otro día. Abrazo :)

Alfredo dijo...

Una ingeniosa forma de finalizar el relato (lo de jugarse la maldad me ha dibujado una discreta sonrisa en el rostro...)

Me ha gustado el texto. Creo que volveré con más frecuencia por este espacio.

Un saludo.

Elbereth dijo...

Susana, tienes razón pero sólo por esta vez, eh!! :) que cada uno mire su culo....arghhhh que imagen más triste...

Sé que soy una pesada con eso del Bien y el Mal, estoy obsesionada con esos conceptos a nivel cotidiano. El hecho de que hoy sea mi último día de vacaciones no es casual.

El final...sí,lo mejor del texto. El resto no vale mucho, lo sé. Pero es que escribir una entrada así a diario....tengo que relajarme.

La seriedad es bienvenida, porque es tristeza inteligente. :)

2abrazos! ¡Es que quiero que pongas una floristería! :D

Elbereth dijo...

Alfredo ¡Gracias! Me he pasado por tus dos blogs. Ahora iré a ellos y comentaré tranquila y concienzudamente.

Me gustan los blogs de escritores...son los que más me gustan...

Un saludo y gracias. Siéntete como en casa.

Alfredo dijo...

De acuerdo, Elbereth. Te aviso que, de momento, en mi bitácora "En la desnuda tierra..." tengo tan sólo un relato e inacabado (desde Septiembre del 2006 he escrito 7 capítulos, me quedan otros 2 más para completar la trama) Durante estos últimos meses he tenido muy poco tiempo para escribir y mucho menos para actualizar el blog.

No obstante a partir de este verano me he propuesto darme, al menos, una hora al día para seguir escribiendo a pesar de la ajetreada vida que llevo.

Probablemente enlace tu bitácora a la mía. Así me será más facil visitarte con frecuencia. Un saludo.

Deikakushu dijo...

Buf, buf, menos mal que todo vuelve a su sitio, jeje. El blog, los comentarios... vaya susto nos diste ;)... y hasta que nos dimos cuenta de lo que había pasado...
El relato es interesante, no sólo habla de ética, sino que lo encuadras en una situación muy propicia.
Me alegro del regreso del abuelo, supongo que al final ha habido... "reconciliación".
Estoy muy de acuerdo en el párrafo que destaca Susana, conozco mucha gente con malas intenciones a los que no diferenciarías en un primer contacto con alguien "bueno". Pero al final, mientras uno no se engañe a si mismo, se acaban conociendo los motivos de las personas.
En cuanto a las "malas" personas, un tema complicado.
Besos

Elbereth dijo...

Alfredo Yo ya te había suscrito a mi RSS, pero te enlazaré en el blog porque es cierto que es más cómodo.

Aunque huelga decirlo, no te sientas obligado.

Yo intento escribir todos los días, pero la consecuencia de eso es que la calidad baja.

Pero lo positivo es que cuánto más escribes más aprendes de ti mismo y de lo que tienes que mejorar. Los comentarios de los amigos son imprescindibles para eso.

Muchas gracias. Un saludo.

Elbereth dijo...

Deikakushu Ja,ja,ja....ays cómo me he acordado de vosotros dos.!!! ¡Debéis pensar que estoy chiflada! Pero fue un error, un maldito error....arghhhh, me llevó todo el fin de semana recuperar algunas entradas. Y no lo hubiera podido hacer sin Susana.

Necesito al abuelo, es mi alter ego. ;)

Pero al final, mientras uno no se engañe a si mismo, se acaban conociendo los motivos de las personas. Totalmente de acuerdo, porque en muchas ocasiones, somos nosotros mismos los que nos dejamos engañar.

¡Qué alegría leerte! Os eché de menos pareja, pero ya imagino que vuestros fines de semana son sagrados y eso me parece perfecto.

Beso.

Susana dijo...

Yo apenas hice nada, como no fuera dejar constancia de mi tedio ayer, jajaja.

Sabes que nos encantan (creo que puedo hablar en plural en este caso) las conversaciones con el abuelo y el bien y el mal es un tema inagotable, a la par que interesante.

Lo único que intentaba decir es que llega un punto en que prefiero fijarme en lo que yo hago, en lugar de ver lo que hacen los demás aunque me afecte, porque te haces mala sangre, aún así es inevitable. Y es una reacción humana y comprensible buscar una "compensación" (y así enlazo la conversación con el abuelo, con la ¿"motivación vital"? de Lea)

Sobre la floristería, jajaja, me has recordado una película que vi no hace mucho Mil ramos de rosas, esta es la mejor crítica que encontré, aunque quizá sea exagerada y la película pueda parecer un tanto sensiblera de más, en general a mí me gustó. Lo único que intentaba decir es que me encantaría tener una floristería :)

Valkiria dijo...

Y...El abuelo ataca de nuevo!! Me alegra que esté por aquí, la verdad es que esos "alter" tienden siempre a perseguirnos, aunque intentemos un receso o incluso una ruptura.

Se que repito lo ya dicho pero...VAYA SUSTO, cuando entramos y vemos que los coments han sido eliminados, claro, y entonces pensamos: "Elbereth ya no nos quiere", je je.

A ver, bromas a un lado,las malas personas terminan saliendo a la luz siempre. Yo tengo una especie de radar que me ayuda algo en el despistaje, pero no siempre es del todo fiable y varias malas personas han terminado haciéndome un daño que yo no he visto hasta tiempo despues.

Es un tema extenso, de todas formas.

Un beso.

Elbereth dijo...

Susana, no me seas modesta!!! Os lo digo en serio, fue gracias a Susana que pude recuperar estas pocas entradas..arghhhh ¡qué mema que soy!

¡Qué bueno eso de la motivación vital de Lea!!! ¡Has dado en el clavo! Y me alegro de que despiertes de tu letargo...¡¡¡¡Que tu me das mucha vidilla a mi, ehhhh!!!! La película la ví hace un montón de tiempo. ¡ES que soy muy viejita,arghhhh! Y aunque es romanticona y sensiblera: Me gustó. Es de esas pelis para ver a solas y con unas palomitas. Tengo un lado tremendamente kitsch...lo reconozco.

¿Quieres una floristería? Ays yo también!!!! Porque lo de la verdulería...aunque tiene vitaminas,lo sé...pero no, me quedo con las flores, con mil ramos de flores,sean cuales sean.

Valkiria Ja,ja,ja...con lo que te gustaba el Abuelo...por cierto me ha dicho cosas muy buenas sobre ti...¡te vió en esa foto y quedó impresionado! :D

Dios mio!!!! el susto fue mío. Bueno más que susto, estuve a punto de hacer un agujero en la pared con un cabezazo.¿Cómo se puede ser tan inútil? Y lo peor de todo es sin esforzarme....arghhhh qué penoso!!!

¡Pero bueno, creías que yo borraría un comentario tuyo!!! UHHHHHmmmmmm.
XD

Por cierto, tenemos que hablar un día de ese radar. Lo recuerdo como una de las primeras cosas que supe de ti y me impresionó.

Un beso, pequeña Valkiria. ¡Me encanta tener vuestros comentarios! ¡Tengo mucha suerte!

Besooooo.

Susana dijo...

Hay que fastidiarse!!
Cómo que letargo???
...ni un día de seriedad le permiten a una aarrrggghhh!!!

;-)

Pd.espero que algún día puedas perdonarme, no he podido evitarlo

Elbereth dijo...

Susana jajajjajajajjjajjaj estás perdonada....Adoro a las vacas, por favor, no dejéis de pinchar ahí...jajajjajajajaj

Esa es más o menos mi cara cuando me enteré de que había suprimido mi blog.....

Xd

¿Os parece una lengua atractiva? Uhmmmmm mis dientes no están nada mal...jajajjajajjja
besosssss cacho perra jajajjajjajaj

Susana dijo...

jajajjajajaj
jajajjajajajaj

ayss que me descuajiringo..

Elbereth dijo...

Coño! Si consigo salir en las fotos de la boda de mi hermana tan guapa como en la tuya, me doy con un canto en los dientes...jajajajajajjajajajja

Por cierto vaya par de cuernos que llevo bien puestos jajajjajajajjajajajjaja

Cosichka dijo...

X-D Muy bueno lo de la foto.

Por cierto, yo también me alegro mucho de la vuelta del abuelo.

Besitos.

Elbereth dijo...

Hola Cosik ¿a qué he salido guapa? :D Si es que ya lo decía mi madre.....

Me alegro de tu regreso...

DémoNan dijo...

Un sabio hombre tu abuelo, con quien comparto especialmente la frade de "no hagas lo que no quieres que te hagan". Yo creo que la vida es un boomerang y te devuelve lo que le mandas, así que... mándale solo cosas buenas. Besitos.

Elbereth dijo...

Démonan gracias, me gusta tu blog, por eso comenté. Un abrazo.