Pedestales vacíos

28 ago. 2007


Martillea la pena sobre el pecho de Mabdel Wadûd. Horada la locura cualquier futuro soñado. El pasado hace muecas grotescas, enrejadas y fútiles.

Mabdel Wadûd muere porque esta vivo. Muere porque sostiene en sus brazos un cuerpo inerte. Sus oídos han quedado dañados por la explosión, como un eco lejano suenan las sirenas de las ambulancias, los gritos cantados de las mujeres golpeándose el pecho.

Mabdel Wadûd se balancea adelante y atrás. Llama a su esposa, le acaricia la cara y le coloca el pañuelo. Con su mano derecha sujeta parte de los sesos que la bomba le ha arrancado. Los cabellos de su mujer se pegan a sus dedos pringosos de sangre.

Siente manos tirando de él, ve pasar rostros de desconocidos gesticulando frenéticamente.

Mabdel Wadûd ha sido despojado. ¿En nombre de quién? Ni un solo rezo sale de sus labios manchados de polvo, secos y agrietados.

Lea cruza corriendo las calles de Sinyar. Oye a Mabdel Wadûd gemir. Tiene que llegar antes de que se pegue un tiro.

En la aldea de Qataniyah, el caos no consigue ocultar la destrucción. Lea pronuncia su nombre en vano. Al fin, llega a su lado y se tira al suelo junto a él. Claman juntos a los pedestales vacíos de los dioses únicos. Lea abraza al hombre y seca con sus manos las lágrimas, pero éstas esquivan sus dedos, derramándose y penetrando en la yerma tierra.

Kyrian se agacha frente a ellos, de cuclillas se queda observándoles durante unos instantes. Lea no tiene tiempo de reaccionar, sale disparada a un solo movimiento de sus dedos. Choca contra la puerta de un coche en llamas y su espalda cruje ante el impacto.

Kyrian se acerca a Mabdel Wadûd y pone la mano sobre su cabeza. Lea chilla en balde. El disparo la aturde, las salpicaduras de la sangre manchan su camisa, todo va a cámara lenta. Se arrastra dolorida hacia Mabdel y tapa con su mano el agujero de su cabeza.

Kyrian empieza a propinarla patadas en el estómago de forma mecánica, parece aburrido como si golpeara una piedra encontrada en el camino.

Va vestido con el uniforme del ejército norteamericano, cruza su pecho un fúsil y en la mano tiene un cigarrillo encendido. Empuña su pistola por el cañón, y golpea con la culata la cabeza de Lea hasta dejarla sin sentido.

Está a punto de pegarle el tiro de gracia cuando una segunda explosión le tira al suelo.

Mabdel Wadûd, su esposa y Lea yacen en un abrazo inerte.

Kyrian, malherido, se da la vuelta y monta en una tanqueta. Mientras escapa se pregunta si Lea estará muerta.

free music


8 comentarios:

Susana dijo...

Lo que siempre pienso cuando en una historia dejan vivir al "malo".. más adelante eso puede costarle la vida al que se la perdona.

Rezan a los dioses a diario, como si sirviera de algo, tarde se dan cuenta de que esos pedestales están vacíos.

No se puede esperar una vida mejor, hay que mejorar la que ya tienes

Alfredo dijo...

"Mabdel Wadûd muere porque esta vivo. Muere porque sostiene en sus brazos un cuerpo inerte" Sin palabras.

Estoy seguro que la duda de Kyrian de si Lea está muerta duele mucho más que las heridas provocadas por la explosión.

Un saludo.

Elbereth dijo...

Buen día Susana ¡es que si me cargo a Kyrian ya...arghhhh, se me va al traste lo poquito que se me ocurre! :-)

El ser humano necesita creer que hay dioses que justifiquen tanta desolación. Se ciegan, son incapaces de ver que no hay allí nada; en los templos lo único que hubo fueron sus plegarias y fé, nada más.

Totalmente de acuerdo, con tu última frase, hay que ocuparse de la vida, no preocuparse de ella.

Por eso no hay que creer en milagros, hay que conocer, asumir, y construir nuestro mundo.

Bicos.

Elbereth dijo...

Alfredo Has dado en el clavo, la duda corroe a Kyrian...la pregunta es ¿cuánto? y ¿que hará?

Gracias.Un saludo.

Deikakushu dijo...

Yuuhhhu, el regreso de Kyrian!! y vestido con el uniforme yanki... terriblemente apropiado! Dudo que Lea esté muerta, seguro que hace falta mas de unas patadas y alguna explosión para aplastar su espíritu y su esperanza.
Ahora en serio, sabes lo que mas me aterra? que eso esta pasando AHORA, no hace cien ni mil años... ahora. Parece mentira... y es tan real!
Gran post, Elbereth, me sigues fascinando.

Elbereth dijo...

Deikakushu :-) ¿te gusta el malo? Sí, aquí tienes a Kyrian, y parece que se ha tomado la revancha. Un poco rencorosillo.

Yo también creo que hace falta mucho más para matar a Lea. Y también hace falta mucho para doblegar el espíritu de cualquiera. La muerte física es otro tema.

Y sí, es Indignante que eso esté ocurriendo ahora mismo. Ahora mismo...ahora.

Gracias, me alegro de que te haya gustado. Cada día cuesta más. Mucho más.

Besos.

Valkiria dijo...

Todo esto de lo que hablais en los comentarios...¿no os recuerda a V (no la de los lagartos, V de Vendetta)?
Sí, es eso mismo, el poder de los ideales, la trascendencia de los valores a través de hombres y mujeres que se suceden y dan vida a los sentimientos.

Lea no muere así, Lea serán muchas personas, que se sucederán recorriendo el mundo con ese potencial que sólo puede dar ese tipo de espíritu.

Y el malo...ummm, el malo....¿por que los villanos siempre fuman??

Un besote para tí, Elb

Elbereth dijo...

Valkiria no dejas de sorprenderme con cada comentario. Me apasiono V, no la de los lagartos, ;-)

Los malos siempre fuman...tienes razón, es un cliché. Tengo que quitar eso.

Un besazo.