Los sentidos engañan

23 oct. 2007



El día comenzó de noche. Aún el sol seguía durmiendo a pierna suelta en algún confín del universo mientras yo me dirigía al trabajo. Miré al cielo, y vi un avión a punto de chocarse con una estrella. O eso parecía. Luego recordé que la distancia que separaba esos dos cuerpos era inconcebible para mi. Los sentidos mienten. El de la vista el que más.

El resto del día fue un duro frenesí laboral. Empezando por el metro: lo confieso, tengo ataques de marcialidad, y me veo con un silbato en la boca colocando viajeros dormidos y sin duchar --argh-- dentro del vagón de forma lógica y no atravesados de las formas más picassianas posibles. ¡Nunca lo entenderé! Parece que cayeran cuerpos de algún cielo cabreado, despojados de sentido común y se colocaran como las piezas de una nefasta partida de Tetris.

El trabajo es como una carrera de ciclistas, pero de esas que se hacen en un velódromo, circuito cerrado, cronometro neurótico y demás. ¡Corre, corre, corre! El trabajo sólo corre prisa cuando está en mi mesa, mientras está en las mesas del resto le sale tripón de las siestas que se echa.

La comida no es mucho mejor. Hoy le pedí a un camarero --por despiste-- que echara especias en mi comida. Menos mal que el andaba más descentrado que yo, y asumió --no me preguntéis porqué-- que para mí las especias eran queso. ¡Y todos tan contentos!

Y para terminar la jornada, otra carrera para coger el tren de regreso --estoy pensando apuntarme a las Olimpiadas de "Asalariados del extraradio"--. Ahora mismo estoy escribiendo esto que leeís, sentada en un vagón traqueteante. He decido sacrificar mi lectura de este atardecer para escribir, aunque sean estas caóticas palabras.

Levanto la cabeza y observo como el paisaje se vuelve más oscuro. Los días se acortan, ¿lo habéis notado? También huele diferente, la noche tiene otro olor al del día. Pero esto me lleva al comienzo de mi jornada: los sentidos engañan.

Me ha venido la imagen de una foto en el periódico: metro de Barcelona, un hombre agrede a una mujer por ser inmigrante. El sentido de la justicia no me engaña. O quizás sí.

16 comentarios:

by Alex dijo...

jejeje....Me apunto a lo del silvato....pero, uno muy grande para ordenar el metro....el trafico...la cola del pan...etc.
¿Pelin estresado tu trabajo, o solo me lo parece a mi?...jejeje
Creo que es un gran detalle por tu parte, que sacrifiques un poco de tu tiempo, para compartirlo con nosotros...xDDDD
Creo, que en el sentido de la justicia, coincidimos.....El cavernícola ese que agrede a la inmigrangte, es un reflejo de lo peor de nuestra sociedad...¿Sabes lo peor?...que la gente que estaba en ese mismo bagon de metro, ve esa injusticia y no hace nada por miedo....me revuelve las tripas...
Besinos Asturianos.

.:Su:. dijo...

Y si los sentidos nos engañan, qué nos queda? la intuición?

joe, entre que la vida no es justa y que los sentidos nos engañas, empieza bien la semana.. chiqui, iba a decirte que te dieras un baño relajante con música de fondo, pero me vas a mandar a.. jajaja

:)

isilrod dijo...

Frena un poco, date un homenaje, guárdate un momento para ti misma, pero no te me agobies :D.

Ya sé yo que lo más jodido de todo es levantarse cada mañana, respirar hondo e ir de nuevo a por ellos, pero piensa que si no costase apenas, los días en que les vences tampoco tendrías tanto mérito ;).

Un beso

(felicidades por el tema nuevo, es muy chulo y se lee bastante mejor)

38 grados dijo...

personas desordenadas, cameros queseros, trabajos para ya, trenes a la carrera.......cielo, te veo algo estresada!! :-D
Dicen los tibetanos: "no hay situaciones desesperadas, sólo personas que se desesperan". Las cosas ocurren,y en el fondo son neutras, todo depende del color de nuestro estado...cuando lluevan personas dentro del vagon de metro, haz 3 respiraciones profundas...cuando respires por cuarta vez lo verás de otra manera...a mi a veces me resulta! jajaja.

Pd: aunque con lo del energúmeno racista del metro de barcelona, por mucho que uno respire es imposible calmarse...

un achuchón de los buenos

Alfredo dijo...

Parece que cayeran cuerpos de algún cielo cabreado, despojados de sentido común y se colocaran como las piezas de una nefasta partida de Tetris. Jajaja. Sensacional. Me estoy imaginando a un obrero encorvado con sus manos puestas sobre la cabeza del tipico ejecutivo alto y encorbatado que, a su vez, descansa sobre los pies de un estudiante con los brazos en cruz y bocabajo.

El trabajo es como una carrera de ciclistas, pero de esas que se hacen en un velódromo, circuito cerrado, cronometro neurótico y demás. Se te olvidó la posibilidad que, en lugar de una carrera de ciclistas, fuese una carrera de caballos donde los jefes sodomizan a sus empleados como jockeys salvajes explotando a sus caballos con fustigas que huelen a ordenador quemado de tantas horas encendido.

Mientras te escribo ésto, por cierto, estoy escuchando la canción que elegiste para el post. Este Fito es un recurso perfecto para no volarse la tapa de los sesos después de una dura jornada laboral.

Sr.DelGaS dijo...

Yo te puedo dar una explicación a porque la gente no se coloca de forma lógica en el tren, es la siguiente:

Si formaran una linea entera, como en el Tetris, desaparecerían, y a ver como explicas tu en el telediario que han desaparecido 120 personas en el metro...

Un beso reina ;)

Su prima ¬¬ dijo...

Necesitamos tu ayuda, con un simple comentario puedes hacer mucho por ella..

Elbereth dijo...

Alex.. ¡regalado un silbato!!! ya somos dos guardias urbanos al poder!!!

Muy caotico...mi trabajo..sip...jajajjaaj Veo que lo has captado bien...si,señor.

Me congratula (xd)que te sientas agradecido por mi esfuerzo en escribir..jajajajajjajaja ¡qué menos! jajajja

Y sobre el tipo del metro creo que tienes razón, el problema ya sabemos todos que es el silencio ensordecedor de estos asuntos. Aunque por la foto parecía que el vagón iba vacío..no sé...

Besino Madrileños

Elbereth dijo...

Su Uyyy la intuición, ni un duro daba yo por ella, y un euro menos aún. Menudos golpes se lleva la gente con eso de la intuición...

¿Un baño relajante? En Madrid hay sequía..yo no me baño..jajajaj PERO ME DUCHO...ehhhh!!!!!! ¿música relajante?...si..eso sí...voy ahora mismo...a mi solaz psiquico..jajaja

Besote.

Elbereth dijo...

Isilrod Es verdad: me agobio. Sobre todo porque no me dejan coger por el cuello a unos cúantos y agitarles hasta que se pusieran rojos...tranquilo..ajajjajaja luego les suelto..jajajajaj

Amigo mío, yo nunca gano..no hay victorias...en mi curriculum...ojala... Pero gracias por pensar que alguna vez gano..jajajajja

Y más gracias aún por notar el cambio de look...me alegro de que te guste...

Un abrazo fuerte.

Elbereth dijo...

38 grados ¡Ay, me gusta que me llames cielo...jajjajajaj! ¡Espero que sea un cielo bonito...jajajaj!

Sinceramente, esto de los tibetanos queda muy bien en papel, pero a la hora de la verdad --en mi caso-- me sirve menos que el papel mojado.

¿Crees que si respiro mucho terminarán colocandose correctamente? jajajajja lo sé, lo sé, es una neurosis....

Un achuchón enorme...

Elbereth dijo...

Alfredo Tú ríe, tú ríe, pero es que vamos así de verdad...lo peor es tener un culo en la cara...eso no mola. Y eso ocurre. O la axila no duchada de cualquier hombretón en tus fosas nasales, eso tampoco mola y eso también ocurre.

Me torturan, los jefes me torturan...y yo lucho desesperadamente, REBELIÓN!!!!

Fito es un punto...sí...algo es algo.

Elbereth dijo...

Sr Delgas ¿desaparecerían??? ¿de verdad??? ojala! jajajjaj Lo sé soy sociópata..y qué?????

No es tan malo desaparecer...y los telediarios..yo no los veo..me dan igual.

¡No es bordería, cuidado, es que estoy requemada! jajjajajajja

Besos, Rey...

Elbereth dijo...

Prima mía Por Susana ya he hecho de todo..jajajaja bueno, de casi todo..jajajjaja ¡Se lo merece por supuesto! He pedido una prueba de vida...a lo mejor me mandan una oreja en una cajita..jajajajajaja

Besos..prima mía...

BalaNegra dijo...

Y como diría Sabina,
cuando la noche llega,
tu mente comienza a navegar
...

DémoNan dijo...

NO sé si es peor el agresor o el que contempla impasivo la escena, hay que tener narices para ver algo así y mirar hacia otro lado...