MARRONES HANDBOOK

25 oct. 2007


Amigos míos, esta es la primera entrada de una guía para conocer a fondo los "marrones " y como evitarlos... mañana más...

MARRONES: QUÉ SON Y CÓMO EVITARLOS
Este documento se encuentra en una versión preliminar antes de su remisión al ITU-B1 (International Telecommunications Union - Brown Group) para la confección de las pertinentes recomendaciones.
Se ruega a todos los miembros del Brown MoU Group que colaboren en la medida de lo posible con todas las aportaciones y/o correcciones que consideren oportunas.

Este documento será actualizado periódicamente por los miembros del Brown MoU Group. Las aportaciones podrán enviarse a la siguiente dirección de correo electrónico: “brown@XXX.es”

1 DEFINICIÓN DE MARRÓN

Un marrón “brown” es todo aquel trabajo que nadie desea realizar.
Dependiendo de la situación desde la que se observe, el marrón puede tomar distintas connotaciones:

1.1 Desde el Punto de Vista del Jefe
Es aquella tarea de suma importancia para el desarrollo estratégico de la empresa que ha de ser realizada con el máximo esmero y en el menor plazo posible.

1.2 Desde el Punto de Vista del Empleado
Es el hartarse a currar, normalmente como consecuencia de la última idea genial del jefe, con un trabajo que no suele servir para nada, pero que debería estar listo ayer. Agravantes que pueden darse en un marrón:

• Urgencia
• Nocturnidad
• Alevosía
• Recochineo

2 CÓMO RECONOCER UN MARRÓN

En general, los marrones se reconocen inmediatamente, pero por si el lector es aún novato en estas lides y tiene dificultades en reconocerlos, se dan a continuación algunas pistas:

Introducción: Por regla general, la introducción del marrón suele llevarse a cabo por medio de frases del estilo de: “Oye, tú no tienes nada urgente que hacer, ¿verdad?” o “Mira, ha surgido una cosa que hay que resolver esta misma tarde”.

Síntomas: Una vez que el marrón ha caído encima, se le puede reconocer por los siguientes síntomas:

• Nerviosismo y desasosiego.
• Ojeras, dificultad para conciliar el sueño.
• Mala leche, en función del tipo y plazos del marrón.
• Incremento desusado en el número de visitas que tu jefe hace a tu puesto para ver “qué tal...”.
• Aumento alarmante en el consumo de café.
• Salida de la oficina a horas intempestivas con la inquietante sensación de que uno va a casa de visita.

La prueba del nueve: Si, pese a las indicaciones anteriores, el lector aun no tiene claro sí lo que le ha caído encima es un marrón, puede llevar a cabo la llamada prueba del nueve del marrón: solicítese ayuda a un compañero referente al marrón objeto de sospechas. Si el compañero responde con alguna de las siguientes
evasivas:

• “Es que yo no sé nada de eso”.
• “Es que estoy muy ocupado” (cuando ostensiblemente se ve que no está haciendo nada).
• “Mira, a mí no me líes”.

puede estarse plenamente seguro de que uno se está enfrentando a un auténtico y genuino marrón.

18 comentarios:

Sr.DelGaS dijo...

Bueno, normalmente más que por una idea feliz del jefe es porque se le pira el panchito y no se acuerda de un plazo de algo importantísimo y por su incompetencia le toca pringar al resto, pero vamos, yo hasta hace 1 mes que dejé el trabajo, me comía de esos todos los días, acabé tan harto de tordos que los tenía que rumiar como las vacas :P

by Alex dijo...

Ufffff....cuanta presión, ¡¡soy el primero!!.....Bueno, hay que ser valiente y esta es la opinión de un bicho raro...xDDD.
Soy "experto", en solucionar marrones, pero, siempre con un incentivo en juego,(gratis nunca).
La cuestión no es, saber escaquearse del marrón(que tambien hay expertos),lo que hay que pelear con el jefe, es el mejor incentivo posible, en función al trabajo extra que nos viene encima.
....Pero.....tampoco me hagas mucho caso....ya me decia mi madre, que soy un bicho raro.xDDDD
Besinos

by Alex dijo...

Diossssssss
Que rabia, el sr.delgas llegó primero.....otra vez será..xDDD

38 grados dijo...

En mi última empresa donde trabajé les llamábamos POLLOS.

Buah! ni te cuento la de pollos que me han caído...podía montar una granja! De todos modos, los marrones son como los resfriados ¿a quien no le ha caído nunca uno encima?..nadie se libra...
Yo intento ser positivo, a veces los marrones son el "ajo y perejil" de una jornada laboral rutinaria...pero que el ajo no pique demasiado, jajajaja

achuchones mil

Susana dijo...

Soy libre Elbereth!! jajaja

La de marrones que me han pasado a mí, creo que es algo inherente al trabajo, todo empleado llega un punto que se vuelve brown.. y con recochineo incluido!!

Besos :)

Doctor dijo...

¡Con lo que me gustan las guías! Además, las marrones pegan bien con lo que me echan a veces... :):):)

Saludos Elbereth... :)

soperos dijo...

una idea común asociar el color marrón a acontecimientos marrones. ahora mismo lo asocio con: tierra, chocolate y 20 de marzo.

"apenas una palabra", un lugar marrón. ¡enhorabuena!.

besos,
òscar.

BalaNegra dijo...

Nada mejor que unos cuantos años de funcionariado para aprender a esquivar los marrones...

Aunque estoy de acuerdo con Alex, si no lo puedes esquivar, al menos que el incentivo sea el mejor posible...

:)

CurroClint dijo...

Vaya "Moraos"... De tan marrones.

Elbereth dijo...

Sr Delgas Efectivamente, la responsabilidad suele ser del jefe/a, de naturaleza incompetente, es génetico seguro. :)

¿Tengo que felicitarte por no tener trabajo? Yo en principio diría que sí..pero claro..todo relativo.

Elbereth dijo...

Alex ¿Experto en solucionar marrones? Eso no sé si es bueno...:) yo diría que si el trabajo está bien estructurado no deberían producirse... pero claro..eso es una utopía.

Lo de pelear con el jefe por un incentivo, eso sí que me parece utópico, pero claro dependerá del puesto que uno ocupe y de la clase de marrones que uno es capaz de resolver.

Y no pienso contradecirte, si tu madre dice que eres un bicho raro...lo eres...jajajajjajaj Beso.... y no te preocupes por quién llega antes... :D

Elbereth dijo...

38 grados ¿Pollos? jajajjaaj ¡me gusta! Es más...no sé como decirlo..¿visual? Veo que queréis ser positivos...lo digo por eso del ajo y el perejil, y no quiero ser yo quien lo fastidie diciendo que los "pollos" me parecen demasiado condimentados con ajo.. :)

Más achuchones...muchos más.

Elbereth dijo...

Susana ¡Estás libre! biennnnnn, no sabes cuánto me he tenido que empeñar para pagar tu rescate...:) ¿Síndrome de algún tipo?

La vida laboral no es vida. Es defunción laboral.

Besos, muchos.

Elbereth dijo...

Dóctor ¡Me encanta verle por aquí! Además como siempre estoy enferma, espero que usted me cure, y tenga la cura para mis males.

¡Lo que le echan a ustedes no son marrones, son negros agujeros!

Saludos, Dóctor, sobre todo "salud", que falta me hace.

Elbereth dijo...

Soperos Muchas gracias...Aunque quizá "Apenas una palabra" tendría que ser gris...jajajajja no lo sé. La vida tendría que ser solo de colores brillantes, suaves o fuertes, pero irradiando luz.

Elbereth dijo...

Bala Lo que me parece imposible es conseguir que me den mas dinero en el trabajo. Creo que consideran que los marrones son incluso un honor, que sino tienen marrones es que trabajan poco, o alguna idiotez por el estilo.

DémoNan dijo...

A mí el marrón como color, de los demás paso, no me gusta comerme nada de ese color, bueno sí.. un Brownie jejeje

Anónimo dijo...

Eben dass wir ohne Ihre prächtige Idee machen würden levitra 20mg 12 st?ck cialis kaufen forum [url=http//t7-isis.org]cialis preis[/url]