Mecanicamente

5 oct. 2007

Me he dado cuenta de que, cuando como, lo hago mecánicamente. También cuando camino, o cuando duermo. Mi cuerpo se tiene aprendido el camino y comienza a andar sin aguardarme, sin echar la vista atrás. Y me pregunto: ¿se puede llegar a "sentir" mecánicamente?

La familia es un material perfecto para mis dudas. No sé si les quiero intencionada y deliberadamente, o respondo a emociones generadas en la infancia, implantadas en el útero materno.

Nos hacemos conscientes de lo que amamos cuando la posibilidad de perderlo es real.

Olvidamos que nuestro mundo se halla --constantemente-- al borde de la desintegración. Unas pocas palabras bastan para fragmentar la esfera cotidiana de sentimientos en la que nos movemos. Puedo ver miles de trozos esparciéndose por el universo, siendo absorbidos por un agujero de gusano y escupidos de nuevo en el otro extremo del tunel. Esos fragmentos, como fotogramas de nuestra vida, girarían vertiginosamente a nuestro alrededor y formarían una nueva esfera, después de un big-bang emocional...

Palabras que salen de la boca de un médico gris, envuelto en una bata blancoamarillenta, que con monótona cadencia nos dice que tenemos cáncer en la sangre. Otro --clon del primero--, sin mirarnos a la cara nos dice que hay que hacerse a la idea de que la demencia por Parkinson ha atrapado a nuestro padre, y no hay billete de vuelta.

Una voz femenina al teléfono nos pregunta si somos parientes... Ha habido un accidente en la autopista.

Otra voz --cascada, de hombre maduro-- se identifica como inspector de policía, y nos comunica que tenemos que pasarnos para identificar un cadáver.

Un semáforo en ambar nos hace dudar. Apretamos el acelerador, una niña sale de la nada y se queda paralizada en medio de la calle. Cambio de pie frenético: frena, frena, frena... ¿Demasiado tarde?

Un domingo en la feria, incesante ir y venir de personas. Llevas a tu hijo, o a tu hermano pequeño, cogido de la mano. Insiste en ver la noria. Le dices que no, pero no te hace caso y escapa de tus dedos. Intrépido, avanza entre un mar de rodillas y barrigas de cuerpos gigantes. Le pierdes de vista un minuto, quizá para siempre.

A partir de ahora nada volverá a ser igual.

Ya no habrá mecanismos que nos defiendan. La comida será intragable, el sueño será desterrado por el insomnio, caminaremos dolorosamente. Ampollas del alma, para las que no hay tiritas que valgan.

Y nos preguntaremos: ¿hasta cuando?, ¿para qué?, ¿por qué? Descubriremos que nuestra mente se ha puesto de parto, ha roto aguas y está pariendo sentimientos inéditos de carne y hueso.

18 comentarios:

38 grados dijo...

Bastante aburrida es nuestra rutina de vida diaria como para tener que sentir mecánicamente....me niego!!!!!
Ah! y no voy a dejar de visitarte...o acaso lo tengo que hacer mecánicamente....? :-D

Un abrazote gradual

Mustafa Şenalp dijo...

Your blog is very nice:)

Sr.DelGaS dijo...

Saludos reina:
Ante todo, creo que una de las riquezas de la vida es precisamente esa, la variedad, la rutina es algo propio de quien sabe mirar más allá, el mismo viaje en autobús, el mismo trayecto, cada día es totalmente distinto, o por lo menos yo lo veo así, claro, que, así pasa, nunca me aburro.

Un beso, ya tienes un admirador más ;)

Pedro Chincoa dijo...

Deseas lo que no tienes, hueles lo que se va, pierdes lo que olvidastes, escribes lo que serás.
La máquina, la tempestad, las palabras que se venden, el mito de la verdad.
Los autómatas achincolados , el miedo, todos los nombres de hierro y fuego, este aire de ventilador.
La corriente alterna, el relato abismal, la lista interminable de procesados por la ley racional.

fmop dijo...

Vivan los autómatas.

Elbereth dijo...

38 grados Yo también me niego, y aún así me parece que no puedo hacer nada por evitarlo....

jajajajjajaja....eso espero...que no dejes de visitarme sólo por algunos consejillos de los evangélicos... jajajaj

Por cierto, el abrazo gradual tampoco es mecánico.

Elbereth dijo...

Mustafa Gracias.

Elbereth dijo...

Sr Delgas Te saluda la Reina...:D

Es cierto, te creo cuando dices que nunca te aburres, solo hay que leerte en tu blog, y ver las cosas que se te pasan por la cabeza...son toda una bomba de relojería.

Sigue así, contra viento y marea.

Beso, ya tienes una reina más. ;)

Elbereth dijo...

Pedro... Gracias, imagino que las palabras salen de forma espontánea, que no las tienes que pensar demasiado, aún así yo me siento agradecida por estos retazos de "chincoladas".

"la lista interminable de procesados por la ley racional"

¡Y que loca y homicida es esa oscura racionalidad!

Elbereth dijo...

Fmop ¿Vivan los autómatas? ¿Por qué?

:) Un saludo.

Sr.DelGaS dijo...

Si bueno Elbereth, tu lo has dicho, contra viento, marea y lo que se ponga por delante, mi camino es recto, y si hay que atravesar montañas, se atraviesan.

Otro beso reina ;)

isilrod dijo...

Nada hay más triste que darse cuenta de que tu vida ha perdido algo de humanidad y se ha dejado comer por la rutina. Y creo que a todos en algún momento nos ha pasado (o nos pasará).

De todos modos, con gente alrededor siempre está uno a tiempo de desperezarse ;).

Un abrazo

lamaladelapelicula dijo...

Y la pérdida tan dolorosa de un ser querido de la que al final, sí, te recuperas... Y lo piensas y dices ¿entonces para qué, por qué?

Pero resulta tan bonito lo absurdo de lo que ha sido, lo absurdo del devenir :)

un beso linda

BalaNegra dijo...

No creo que se pueda sentir de forma mecánica, aunque sí que la rutina puede ahogar al sentimiento.

Como dices, un pequeño detalle puede cambiar para siempre nuestras vidas, puede hacer que emerjan sentimientos que ni siquiera nos dejen vivir.

La tranquilidad es nuestro refugio, pero también puede ser mortal. Un poco de sal...

Elbereth dijo...

Isilrod Las personas son las que nos salvan a veces de nosotros mismos. Si no fuera por ellas...uno no sabe dónde terminaría en ciertos viajes...

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Hola Mala Esos "para qués" son una constante de mi vida. Me gustaría eliminarlos todos, hay ciertas preguntas sin respuesta que dañan, nada más.

Un beso.

Elbereth dijo...

Bala La sal, el azúcar, un buen pastel tiene que llevar las dos cosas ¿no es cierto?..

Y luego hay sentimientos que rompen con todo, reestructuran la realidad... y nada vuelve a ser igual...

DémoNan dijo...

Actuamos de forma mecánica pero no sentimos así, afortunadamente, sino menudo rollazo de vida :-)