Vida enferma

13 nov. 2007

La enfermedad es una escalera empinada, sinuosa, y resbaladiza; que en ocasiones --muchas-- conduce a la muerte. Cuando somos jóvenes es fácil subir intrépidamente los escalones de dos en dos, o mejor aún bajarlos a saltos, riendo alocadamente mientras estamos en el aire.

Pero el tiempo, presente aunque invisible en cada proceso de la vida, nos enseña que la enfermedad es una dama rencorosa, con halitosis y mueca torcida en los labios. Cuando caemos abatidos por cualquier enfermedad, el mundo frena en seco al instante. Quedan en suspenso --sin gravedad, colgando en el vacio-- proyectos, viajes, risas, comidas... Nuestra mente gira compulsivamente entorno al dolor. Cada gesto, movimiento, palabra tiene como meta acabar con el padecimiento, evitarlo, rodearlo, olvidarlo cual amarga pesadilla.

El sufrimiento físico, conlleva un deterioro psíquico. La mente se encoge ante los estímulos del dolor, queda arrinconada esperando el próximo latigazo iracundo que la deje maltrecha pero superviviente.

De una enfermedad larga y grave nadie llega a recuperarse del todo. El miedo al dolor queda impreso como marca de agua en nuestro cerebro.

Es por eso que los viejos siempre piden salud primero. En estos casos se me viene a la cabeza enfermos de la talla de Frida Khalo, creciendo erguida y desafiante ante su enfermedad, arrancando pinceladas de color insultante al gris sucio de su enfermedad. ¡Alma valiente, alma coraje!

No es mi caso.

Cada día crecen los instantes en los que miro la vida desde fuera: al otro lado del muro, de pie, con los brazos a los costados, quietos, agotada de participar febrilmente, repetitivamente. ¿No os habéis descubierto nunca hablando con otros y sintiendo que vuestras palabras y las de ellos estaban manoseadas, prostituidas por la más profunda de las banalidades? Yo sí.

Hay veces que desearía volverme sorda. Y enmudecer, y no ver, y perder el olfato, y que solo me quedaran las manos para agarrarme fuerte a las tuyas y abandonarme al roce de tus caricias.




10 comentarios:

BalaNegra dijo...

Yo preferiría disfrutar de esas caricias con mis sentidos al 100%. el del oído, el del olfato, el de la vista y el gusto y, por supuesto, el del tacto...

Susana dijo...

Recuerda esas palabras: "No es mi caso" :)

38 grados dijo...

Cuando tenemos salud, qué poco conscientes somos de ello...en cam bio cuando la perdemos cómo la echamos de menos....qué mal hechos estamos los humanos, diosss!!

y como no, un super achuchón...!!!
Pd: ya te echaba de menos; a ver si la próxima vez dejas una notita....que te fuiste a la exosfera y nos dejaste a todos en ascuas..... :-D

lamaladelapelicula dijo...

Hola linda, hacía tiempo que no te visitaba. Como siempre tocas partes de mi cuerpo, las de fuera y las de dentro, con las yemas de los dedos. Y dejas ahí, consciente de ello, tu sutil y profunda huella.

Me gustas mucho :)

Alfredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alfredo dijo...

La enfermedad y la muerte son dos circunstancias propias de la vida. No sentir dolor (da lo mismo que sea fisico o mental), al igual que no emocionarse, significa no estar vivo. Para el caso, mejor estar muerto.

Sobre lo de Frida Khalo, comentar que en muchos de sus cuadros las pinceladas parecen estertores de dolor punzante. Logró expresar con la crudeza que le da la sangre mexicana todo el dolor que ella misma sentía.

Prostituimos el lenguaje, las ideas, en el mismo momento que lo utilizamos para pronunciar esas banalidades de las que hablas. ¿No has tenido nunca una sensación, idea o reflexión que, en el momento de expresarla con palabras, había perdido toda la esencia que la hizo salir de tus labios? A veces es mejor callar, dejar que las palabras naden libremente por nuestra mente, sin obligarlas a desaparecer por el desagüe de una frase estéril, vacua. Absurda. Siempre podemos llegar a casa y escribirlas, dibujarlas, componerlas o, incluso, disuadirlas hasta la próxima o para siempre.

Sería una ironía que, después de todo, lo que perdieras fuera el tacto. Eso es más dificil que perder la vista, el olfato, la voz o tener sordera. Y, por lo que observo en tus palabras, más jodido para tí. Alegrate de estar viva, entonces.

Disculpa, se me olvidaba que, a veces, escribo demasiado. No sabes cuánto me alegro leerte de nuevo, volviendo a sentir mías tus palabras.

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Buenas noches a todos...lo primero...Bala :) Sé que eres un sibarita del placer,un Casanova afortunadamente no redimido, o al menos así me gusta verte...claro está,la imaginación es libre, ¿demasiado?...¿No te ha pasado a veces jugar a ser ciego y entonces darte cuenta de cómo se amplifican los demás sentidos?...un beso irredento de la pasión...Susana Te haré caso, casi siempre te lo hago...¿no? Como lo de contar de 1 a 1 millón...:) Gracias por estar ahí...38 grados Estoy totalmente de acuerdo, yo me encuentro muy defectuosa...jajjaja, pero mucho, eh! Ese super achuchón me viene de maravilla, me voy a coger a él con uñas y dientes...Estoooo sobre lo de mi viaje a la Exosfera...cierto, cierto!!! pero es que los satélites no funcionaban...y no pude mandar mensaje..aunque en realidad sí que lo hice... la entrada era el mensaje...¿cierto? Otro achuchón..grandoteee...Mala Gracias por no olvidarme, como verás he estado muy muy fuera, necesitaba estar fuera y luego contingencias no comunes me obligaron a estar más fuera...¡No s e me entiende, lo sé, lo sé! ¡Tú me encantas, yo más, yo más! Un abrazo....y...y...Alfredo Siempre lo pienso...hace unos comentarios muchas veces más dignos que mis entradas...:) Cuando he estado-estoy enferma me digo: el dolor es vida, el dolor es vida,....pero cuesta entender eso cuando estás sufriendo... Sobre las palabras: al 100% de acuerdo, no sabes la cantidad de veces que me he dicho--me digo y me diré--Elbereth calla, calla....schssss...espera a hablar, para eso siempre hay tiempo..pero la ocasión perdida de guardar silencio nunca se recupera...¡Nunca aprendo! :(
......Siendo sincera...a veces cuesta sentirse alegre por estar vivo, es un desperdicio de vida, y un egoísta y banal sentimiento...pero me ocurre...me ocurre sí...¡Gracias a ti, por estar ahí, con la pequeña Susana presentes siempre!!! Muchas gracias...

Y muchas gracias a todos...buena noche y mejor jueves...nos queda poco para el fin de semana, pero será mejor vivir el presente que esperar al viernes...¿no os parece?

Mismoyo13 dijo...

Ya era hora de volver a verte por aquí.

El nuevo diseño de tu blog esta muy, pero que muy bien.

Un abrazo. Seguimos por aquí ¿lo dudabas?.

Elbereth dijo...

Buenos días,Mismo...J... Nunca dudo de ti...de hecho pondría la mano el fuego por ti. :) Me gusta que te guste el nuevo look. Un beso fuerte.

bonhamled dijo...

El amor quizás justifique esta derrota anunciada. Quizás de por pensar que son la base orgánica a las columnas dóricas, por abruptas, del existir.
Si no pensamos eso, si no nos dejamos caer en ese sentimiento absurdamente optimista todo sería tan gris que sería, ya en si mismo la muerte.
Por eso mejor ser desinformado y optimista y esperar que el tiempo nos traiga bonanzas, cosechas y premios en vez de los seguros dolores, enfermedades y damas de la guadaña.
No hay otro, es el mirar al frente en la tormenta mientras se está atado al mascarón de proa. Es la vida: estar atado al mascarón de la proa en plena tormenta.