Abracadabra

25 feb. 2008

Sonia Benavent Muñoz

¿Cuántos abracadabras hacen falta para abrir mi pecho y dejar entrar los rayos del sol?

¡Ninguno!

¿Cómo?

Sencillo: nací con el corazón a pecho descubierto. Eso sí, como es algo tímido, ser el foco de las miradas le aceleraba las pulsaciones, así que se escondió detrás de las costillas todo lo que pudo para pasar desapercibido.

En el pasado, utilizaba corazas, pero son bastante incómodas, y no le dejaban ver bien el mundo. Las desechó.

Hoy por hoy, mi corazón es un músculo entrenado en los más variados
sufrimientos. Seguramente —si nos presentáramos—, ganáramos algún concurso de halterofilia cardíaca.

Por el momento late, pero me ha advertido de que no sabe cuánto tiempo seguirá haciéndolo. Y yo tampoco le he insistido. La presión no es buena
en estos casos.

Mi corazón duerme cada noche entre tus manos. Sin importarte la sangre, que en ocasiones se escapa a borbotones de mis arterias. Y cuando fibrilo, ahí estás tú: mi catéter, mi anticoagulante, mi betabloqueador, ablación
por radiofrecuencia… mi salvación.

6 comentarios:

by Alex dijo...

..."Y cuando fibrilo, ahí estás tú: mi catéter, mi anticoagulante, mi betabloqueador, ablación por radiofrecuencia… mi salvación"...
Todas estas palabras me resultan "familiares"....parece el post de un visitador...jajaja
Que original manera de agradecer una amistad y una compañia...
Como siempre, muy bueno Elbi...y tienes razón hermanita, a veces soy excesivamente "serio"....ya sabes...hay dias "pa los morenos"...jajaja
Besos cariñosos.

Alfredo dijo...

A pecho descubierto, sin importar corazas que solo entorpecen el latido impidiendo que la sangre fluya lo suficiente como para dar un fuerte abrazo a quien pueda retirar esa coraza. ¿Retroalimentación positiva? No, tan sólo la base de la amistad y del amor: descubrir el corazón sin reservas, sin miedo a que reviente o se quede seco.

Disculpa si ultimamente ando algo más ausente que de costumbre: estoy pasando una etapa de renovación y organización, de tal forma que pueda asimilar todo lo que estoy llevando a cabo. Eso me lleva a no entrar con tanta frecuencia en Internet para visitarte (espero que pase pronto). Aun así, me acuerdo de ti con frecuencia. Es la magia que tiene este medio. Un fuerte abrazo, smiga.

Enredada dijo...

corazón descubierto, corazón que puede lastimarse pero allí está...
gracias por tan bellas palabras, por tal profundo sentir...
gracias
Mil besos

Elbereth dijo...

Hola, hermano...Alex...:) Sabía yo que te ibas a sentir muy cómodo jajajjajajaj ¿el post de un visitador? Déjame que piense..." El visitador de almas enfermas", aquel que trae el remedio..ajjajja Tengo que tener cuidado, que luego me dices que he fumado :)

La verdad es que es mucho más que una forma de agradecer, es una forma "reconocer" y "retribuir", pobremente, pero retornar aquello que tanto te dan.

¿Tú serio? esto...ejem...yo...no es por incordiar...pero no te veo muy serio...sólo que te pusiste serio...ná más!!! ¿días para los morenos? ¡No había oído esa expresión jamás! jajajajja

Beso cariñoso, abrazo fuerte, y una sonrisa para acabar el día.

Elbereth dijo...

Alfredo¡cuánto me alegra leerte! Lo primero de todo, tranquilo, me gusta mucho verte aquí, pero sé que no paras y que tienes un montón de cosas que hacer... Saber que te acuerdas de mí, ya es mucho. Sabes que me pasa lo mismo.

Y es verdad, no puede hacerse de otra manera: amar es así, a pecho descubierto, hasta el final, con todas las flechas que sean necesarias clavadas. :)

Sé que tú eres así.

Un fuerte abrazo.

Elbereth dijo...

Hola Enredada Y como tú dices también, seguir en la brecha, no importa cuanto haya sufrido ese corazón, ni lo que le quede por sufrir o disfrutar, lo importante es no dejar de hacerlo.

Un abrazo.