Trucos de magia

28 feb. 2008

Anke Merzbach


La mujer se sienta al fondo de la sala vacía, a oscuras. El escenario está pobremente iluminado, un camarero se esconde en una esquina entre las sombras. Es mayor, encorvado, casi calvo, con ojos acuosos y manos temblorosas que esconde cruzándolas a la espalda.

Debajo del escenario dos hombres, ataviados con viejos esmoquines, tocan respectivamente el piano y el violín. Sólo para ella.

La mujer va vestida de blanco, un recatado vestido de gasa, el pelo negro cayéndole sobre los hombros. Tiene las piernas juntas, las manos sobre las rodillas, y se mantiene muy recta en la silla. Está esperando.

En silencio, un hombre cruza el escenario. Va vestido también con esmoquin, pero el suyo se ve reluciente. Lo adorna con una capa negra de forro rojo, un alto sombrero de copa y guantes blancos. Al llegar al escenario, se vuelve hacia la mujer, y le hace una ceremoniosa reverencia.

—Voy a necesitar un ayudante. ¿Le importaría ser usted?

Ella sonríe, y camina despacio hacia el escenario. El le tiende cortésmente una mano y la ayuda a subir. Inclina suavemente la cabeza, y ella hace una grácil reverencia.

—¿Qué tengo que hacer?

—Magia.

—Pensé que el prestidigitador era usted…

Por contestación, el mago vuelve a sonreír. Sus dientes son de madera, y cuando habla, suenan como ramas chocando movidas por el viento.

—Tengo estos dos trozos de cuerda y necesito unirlos. ¿Qué hacemos? Y tiende sus brazos hacia ella, sujetando en cada mano un cordón.

La mujer le mira de hito en hito.

—¿Han estado unidos alguna vez?

—Sí —contesta él.

—Entonces, quizá, podré volverlos a unir.

—¿Cómo?

—Lo recordarán. Removeré en su memoria, evocaré su pasado, aquel en el que formaban un sólo ente.

—Insisto… ¿Cómo?

—A través de las palabras.Cuando pronunciamos por primera vez una palabra en presencia de otra persona, la impregnamos con nuestra memoria, la hacemos nacer de nuevo sólo para nosotros. La primera vez que la utilizamos, su ADN muta, y se crea un significado único.

—Pensé que las palabras eran iguales para todos.

La mujer negó con la cabeza.

—¿No depende de quién la pronuncie?

—No —responde ella—, depende de con quién la utilices.

—¿Funcionará también con trozos de cuerda?

—Probemos…

9 comentarios:

Maribel dijo...

Es posible, Elbereth, que se dé una conexión especial entre determinadas personas, que haga que las palabras adquieran un sentido distinto. Pero creo que realmente se trata de que hay personas especiales que, se comuniquen con quienes sean, transmiten más, mejor y más profundamente.

Tú eres una de ellas :)

by Alex dijo...

Hoy estoy "pastoso" y no sé si lo entendí bien, hermanita...
¿Estas hablando de Empatia?
Me armé un lio con las palabras y con las cuerdas....no veas que nudo...¡¡joder!!, no se como desenredar esta cuerda de esta otra palabra....¡¡¡Jesús, que noche!!!jajajaja
Te doy los besos de ayer y los de hoy..sonoros.....MUACKSSSS...

Enredada dijo...

Creo que estás hablando no solo de empatía, sino de esa memoria emotiva...de eso que queda en cada persona y que la retrae a esos momentos en que escuchó a otra... a una especie de mágia...
quiero agradecerte por lo que me decís en tu comentario, es verdad...no quiero seguir enredada en la tristeza... pero aveces, no se puede...
mil besos

Elbereth dijo...

Buena noche Maribel... Sí, eso es lo que quería decir. Es como si la palabra "amistad" fuera diferente cuando la pronuncio contigo, o cuando la pronuncio con X o H. Que a pesar de ser la misma palabra, en realidad no lo es.

No conseguí explicarme, demasiadas interrupciones mientras escribo y las ideas son frágiles. Otra vez será, espero.

Gracias, un beso. Y buen fin de semana.

Elbereth dijo...

Hola Alex... ¿se te pasó el enfado? :) Veo que sí, no sabes cuánto me alegro. No creo que estuvieras pastoso, es que no conseguí explicarme bien. ¡Y no veas como me fastidia!

Es lo que le he dicho Maribel creo que la misma palabra tiene un valor y significado distintos dependiendo de con quien la utilices. De esa forma, no hay palabras usadas, no hay sentimientos gastados. Cada relación puede convertirse en la primera, sea cual sea su naturaleza.

Vale, lo estoy empeorando con tanta explicación. Da igual. Bien está lo que no se entiende. jajjajajajjaja

Un beso muy sonoro, y con mucho cariño.

Elbereth dijo...

Hola Enredada Exacto, sí...eso es, una memoria emotiva de las palabras, y una memoria selectiva con cada individuo con el que mantenemos un contacto que nos emociona.

Y de esa forma, el universo nos permite vivir, sentir, más de una vez, situaciones que de otra forma se convertirían en una vulgar repetición.

No me enrollo, estoy muy espesa y cansada.

Sé lo difícil que es desenredarse, quizá en realidad nunca se consiga, pero mientras se está en el propósito...pues el tiempo transcurre de forma distinta. Nadie como tú para saber como quieres sentirte.

Un fuerte abrazo.

by Alex dijo...

¿te das cuenta, Elbi?
Las chicas te entienden a la primera.....sois mas intuitivas...nosotros tan básicos...tan primarios....jajaja
Pero lo bueno es que nos complicamos menos la vida....jajaja
No se puede tener todo....
Yo no pude "deshacer el nudo" todavía ....jajaja

Elbereth dijo...

Nooo,Alex eso no es cierto. Yo me explique mal, en serio. Tenía la idea en mi cabeza pero no supe expresarla. Da igual.

No puedo con este cuerpo hoy...entre la tristeza y el dolor, me quedo con la tristeza. Estoy harta de tener dolor. ¡He dicho!

Me voy a la cama ahora mismo...con la linterna en la mano, para ahuyentar los fantasmas.

Un beso muy fuerte" morenazo" :)

by Alex dijo...

Pichurri....Tu nunca te explicas mal...tonta...solo intento alegrarte un poco, pero cuando hay dolor, entiendo que no tengas ganas de bromas.....espero que cuando leas esto, estes descansada y ya no tengas dolor ni fantasmas....¡he dicho!.....jajajaja