Y ponerse a llorar...

11 feb. 2008


Y ponerse a llorar. Sin más. No hagamos aspavientos, ni dramatizemos. Es un simple llorar, algo así como parpadear: involuntario y necesario.

Y caminar por la calle, esperar que un semáforo cambie de color. Y entre el rojo y el verde, llorar. Sí, ahí en medio de todos. Sin vergüenza ni exageración, un gesto automático, como el de colocarse el pelo.

Y una opresión en el pecho, y una lágrima que mancha el pañuelo. Sin más. Sin molestarse en limpiarse la cara, sin gestos que delaten el sollozo.

Por favor, que nadie se eche las manos a la cabeza, que nadie se apene, o acongoje: esto es la vida de cada día, a veces con un más, a veces con un menos, siempre con un final.

Y ya está, no es más que eso: un ponerse a llorar, y después terminar, que hay que trabajar.


11 comentarios:

Valkiria dijo...

He llorado en los momentos mas grandes de mi vida, en los que más recuerdo, en los más vívidos.

He llorado sin pensar en las miradas que auscultaban mi retiro con desgana.

He llorado por ganarlo todo y por perder casi nada y cada vez que lloro, mi alma crece un poco más, sin palabras.

Un beso, y ahora voy a secarme las lágrimas, que el siguiente paciente espera.

Un beso, Elbereth, y una lágrima*

Alfredo dijo...

Tu lo has dicho, Elbereth. Involuntario y necesario. Sobre todo necesario.

Un abrazo muy fuerte. Para que, mientras lloras, no sientas frío en el alma.

by Alex dijo...

Joder, Elbi..
Me suena a que te han dado malas noticias...
Esa sensación de la puta espada de Damocles...vuelve otra vez a estar presente....Espero, deseo equivocarme.....mejor tener buenos pensamientos...te deseo buenas noches, preciosa.
Un beso cariñoso.

Enredada dijo...

ACÁ ESTOY, LEYÉNDOTE.
Aveces las lágrimas se adueñas de mi, y aunque la mayoría de las veces no sea por cosas bellas, sino lo contrario es lo mejor que puede pasar, así el desahogo calma.
Pero más veces es como si me las tragara, y no puedo llorar ni decir, ni hacer nada, y solo voy cumpliendo obligaciones, con un nudo en la garganta.
un beso enorme

El Samurai Entiende dijo...

Duran mucho menos de lo que sientes.

Elbereth dijo...

Hola Val.... Me alegra verte por aquí...Sé que hemos hablado otra vez de las lágrimas, y de que tú has llorado muchas veces de felicidad.

A mí a veces --contadas veces--me ha pasado...pero la mayoría eran lágrimas serias... :) Me gusta eso que has dicho de que con las lágrimas creces un poco más, es hermoso.

Por cierto...¡eres una curranta! sé que cuidas bien de tus pacientes, voy a tenerte que pedir que me pongas en tu lista. :)

Un besazo, y muchas gracias por no olvidarte de mí.

Elbereth dijo...

Hola Alfredo, a las buenas..buenas Creo saber cómo pensamos y sentimos al respecto, sólo me queda darte las gracias, y asegurarte que el abrazo, ese abrazo virtual, es muy cálido y reconfortante.

Cuidate mucho, y un fuerte abrazo.

Elbereth dijo...

Alex, hermano... ¡Qué joya eres, leches! :)

¿Sabes que todavía no he conocido a ningún médico que me haya dado buenas noticias? Algún día...espero que eso cambie. Además resulta bastante cansado enfrentarse a ellos, dan menos información que los servicios de espionaje...en fin...¡que te voy a contar que no sepas!

Gracias, por estar ahí: ¡tengo suerte, mucha suerte! Un beso muy grande, y buen día! Ayer ya pasó.

Elbereth dijo...

Hola Enredada quizás ahora --sólo quizás--empiezo a entender tu nombre enredado...:)

Nos pasa lo mismo...como a la mayoría de la gente, creo. Las lágrimas suelen ser una forma de desahogo, una limpieza a fondo del alma, de esa mugre que se pega a las paredes del corazón. ¡Casi peor que el colesterol! jajjajajajja

Me gusta verte aquí. Nos veremos en tu blog.

Un abrazo!

Elbereth dijo...

Samurai...hola por primera vez, y gracias por dejar tu impresión.

¿Quieres decir que el dolor se sigue sintiendo mucho más tiempo que lo que duran las lágrimas? ¡Sin duda!

Un saludo.

by Alex dijo...

Dios, que fuerza tienes chiquilla...y que coraje...eres admirable.