Escaleras...

14 mar. 2008


¿De qué materia está hecha el alma? Suponiendo que esta exista, porque, de otra forma, este texto moriría aquí…



Mi alma…está llena de escaleras que se cruzan, como un cuadro de Escher. A veces subo tan deprisa, que me quedo sin aliento, y una taquicardia agorera se agarra a mi corazón maltrecho.

Otras, mientras bajo de dos en dos los escalones, tropiezo; y el bacatazo es tal que el alma se me sale del cuerpo y rueda veloz, más rápido que yo.

Hay noches en las que no puedo dormir. Descalza, en camisón, me siento sobre los fríos escalones de mármol blanco. Sus vetas azules son frágiles venas a punto de estallar. Me miro las muñecas, y pienso en cuánto tiempo tardaría en desangrarme, cuánto tiempo me mantendría consciente viendo como se desliza la espesa sangre, gota tras gota, por esos inmaculados peldaños.

Hay tardes en las que las escaleras tienen ventanas abiertas de par en par, y el sol convierte el mármol en cálida madera. Esos días me tumbo en los descansillos, me descalzo y leo un libro. De vez en cuando, la primavera me regala un poco de brisa, con olor a tierra mojada. Entonces cierro los ojos, y leo en braille.

Hay amaneceres en los que una espesa niebla se retuerce y sube por una escalera de caracol. Mi piel se encoge y me parece que voy a quedar en carne viva, como el maniquí que se utilizaba en las clases de anatomía. Siempre quise ver de cerca mi esternocleidomastoideo.

En mi escalera hay puertas que aparecen y desaparecen. Están ahí, te das la vuelta y, ¡pufff! se han esfumado. A veces las reemplaza un espejo, a veces un pozo sin fondo, otras un muro gris de cemento.

Hay días en los que el tiempo se desdibuja, y yo subo airada arriba y abajo, sin encontrar la azotea, ni la puerta de salida.

Hay días, en los que me subo a la barandilla, de pulcra madera encerada, y me deslizo por ella riendo a carcajadas. A pesar de los años hay cosas que nunca cambian.

Hubo un día en el que me quedé dormida allí sentada, apoyada la cabeza en mi mano, mi brazo en la rodilla. Al abrir los ojos descubrí que lo único que quedaba de mi mundo de escaleras eran, uno, dos o tres peldaños. Me puse en pie y grité. Silencio. Alguien me había robado la voz. Una mano surgió de la oscuridad, me agarró del pecho y me arrastró al vacío consigo. No sé si estoy cayendo o ascendiendo.

14 comentarios:

by Alex dijo...

Elbi, que suerte tienes de tener un hermano que es un manitas....la escalera esa te la reparo yo....jajaja...
Dame tiempo y veras como peldaño a peldaño, reconstruyo la escalera....
Pienso que aunque te pudieran robar la voz, siempre te quedarian tus palabras.....y estas nadie te las puede robar....es tu mejor garantia y con lo que mejor te expresas....
Y esa mano, espero que sea para ayudarte....da igual en que dirección....en tu mundo de escaleras, "arriba es abajo y abajo es arriba"....si es una mano amiga, será bien recibida....si lo que quiere es hacerte daño, me lo dices....se las tendrá que ver conmigo.....jajajaja
Besos muy gordos y en grandes cantidades...
(PD...Mi playa ahora es tu playa...estoy seguro que será de tu agrado...)

Carlos dijo...

Las almas que parecen escaleras, siempre son más bellas cuando conducen a otras almas.

A veces sólo es cuestión de animarse a pegar el salto.

Un beso.

Isaac González Toribio dijo...

Las almas bellas también sufren. Y ese sufrimiento las hacen más hermosas aún. Bicos

Enredada dijo...

escaleras, Elbi, escaleras que son partes de nuestra existencia... aveces subimos de golpe y creemos que estamos en la cima del mundo, que nadie nos odrá bajar y de pronto un suspiro nos hace ver que de nuevo estamos en el primer peldaño, cansados y sin ganas.
Pero las escaleras están... y tu alma bella está siempre, y tus libros en los descansos y el olor a tierra mojada y el sol de primavera, y VOS, VOS, VOS, sintiendo, viviendo y soñando...
Te quiero y muchooo Elbi, corazón ...el más puro corazón.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

apenas muchas palabras...

Elbereth dijo...

Alex ¡tráete ya las herramientas, que falta me hacen! Pero te advierto que a mi los "manitas", me dan mucho miedo, me suenan mucho a "chapuzas". jajajajjaja

El tiempo es tuyo..peldaño a peldaño...eso suena realmente artesanal...yo espero.

Te confieso que hace 20 años, creía que había cosas que nadie te podía robar: emociones, principios, creencias, etc, llámalos como quieras, que formaban parte de uno. Pero hoy por hoy creo que se nos puede despojar de todo.

Quizá, sólo quizá, la respuesta esté en no depender de una voz, ni de unas palabras, para vivir, ni tan siquiera de la vida... :))) ¿Retorcido, eh?? ¡Más bien, mea culpa!

Ayyy, como me gustaría tenerte aquí para defenderme de todas esas manos...(te dejaría un cara a cara con mi vecino y su música) Pero como, ciertamente, eso no es posible, me conformo con saber que estás ahí. ¡Eso es mucho!

Lo de la playa ha sido increíble. Sentí mucha vergüenza....pero también mucho cariño, y agradecimiento. ¿Te has dado cuenta de que bonitos son todos los comentarios de tus chicas? :)))) ¡Son una joya!

¡Dios mío esto no es un comentario, por su extensión yo diría que es una carta!

Muchos besos, y más besos..hermano... ¡¡Y si tienes vacaciones: felices vacaciones...!!!

Elbereth dijo...

Hola Carlos Gracias por tu visita. Me gustó tu blog mucho, disfruté con los poemas, y fue una sorpresa muy grata.

Volveremos a leernos, seguro. Sobre las almas...¿qué decir? A veces es mejor dejarlas que suban y bajen, para ver si se cansan y nos dejan dormir. :)

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Buena tarde, Isaac Algunas filosofías están seguras de que el sufrimiento ayuda a crecer. Yo no estoy tan segura...la verdad... Creo que si del sufrimiento podemos sacar algo positivo, entonces somos muy afortunados. Pero si es una apuesta a largo tiempo, no estoy segura de poder resistir. :)))

Un abrazo y muchas gracias.

Elbereth dijo...

Enredadita ¡Hola! Voy a confesarte un secreto ahora que nadie, nadie, nos oye... :))) Cada vez que me dices que tengo un corazón puro, se me cae la cara al suelo de una infinita vergüenza. ¡En serio! Principalmente por una razón: no lo soy. Y ...segundo...¡vaya por dios, si no hay segundo motivo, con el primero es más que suficiente! :)))

Sin duda tengo que quedarme con las tardes en las que el sol entra por la ventana. Sin duda.

Tú no me hagas mucho caso...¿de acuerdo? Cuando leas estas cosas, tú mejor no me lees, y¡¡arreglado!!

Voy a escribirte ahora mismo...así que sigo con mi charla en privado...

Un beso enorme....

P.D ¿Tenemos trato entonces? ¡Nada de elogios! Sólo besos y abrazos. :)))) por favor....

Elbereth dijo...

Otra vez a viajar al olvido... Sí, son muchas palabras para no decir tanto, ¿verdad? :)))

He estado mirando tus blogs: ¿seis? Increíble, ciertamente. He estado leyendo cuatro de ellos, felicidades.

Un saludo.

Alfredo dijo...

Ignoro de qué materia estará hecha pero, desde luego, en ese juego intrincado de escaleras es dificil palpar para ver qué es. Además, aunque trates de verlo desde fuera como el observador del cuadro, acabas atrapado en otro juego de escaleras que te elevan y te subducen, de puertas que aparecen y desaparecen, de telas de araña que te atrapan o te salvan de una muerte segura aplastado contra el pavimento.

El cuadro, como todos los de Escher. A mí hay uno que siempre me ha gustado: Escher

¿Qué pasaría si en lugar de lápices tuvieran cuchillos? Un abrazo.

Aldabra dijo...

Buenas tardes Elbereth: aquí estoy poniéndome al día con los blogs... el texto es fantástico, como siempre y en todas las acepciones de la palabra...

me llama la atención algo que dices en un comentario:

"Te confieso que hace 20 años, creía que había cosas que nadie te podía robar: emociones, principios, creencias, etc, llámalos como quieras, que formaban parte de uno. Pero hoy por hoy creo que se nos puede despojar de todo"...

y fue leerlo y acordarme que hubo una época en que quedé despojada de todo... no sí lo consiguió Él (porque en este caso fue un Él...) o fui yo quien quise echar todo fuera y quedarme vacía... lo que sí sé que la reconstrucción fue muy dura... de hecho todavía sigo con ella... una reforma tras otra... que si una viga para reforzar por aquí... que si un acristalamiento para que no entre el frío por allá...

en fin... ¡que te voy a contar!... seguro que me has entendido...

así que ROTUNDAMENTE uno se puede quedar como un árido desierto por dentro... con mucho frío y con mucho miedo...

pero también tengo la certeza (porque ya ha pasado y si una vez lo conseguí llegado el caso podría lograrlo de nuevo) es que luchando siempre se consigue mejorar y que la època mala, lo negativo... se convierta en algo que sea para bien.

Besitos.

Elbereth dijo...

Alfredo ¡Cómo me gusta leerte! Me haces reflexionar siempre, verle todos los lados al cubo y pensar. Gracias.

El cuadro de Escher del que me hablas...¿Y si te dijera que en otra versión ese cuadro tuvo cuchillos en las manos? Pero los cuchillos sólo sesgan vidas, y la muerte no es suficiente alivio para el dolor que producen ciertas heridas. O quizás sí. No lo sé. ¡Hay tantas cosas que no sé! Y muchas de las que sé preferiría ignorarlas.

Me gusta que comentes. Mucho.

¿Estás bien? ¡eso espero!

Un fuerte abrazo, escaleras arriba, escaleras abajo, en algún momento nos encontramos.

Elbereth dijo...

Hola Aldabra Gracias, y doblemente gracias por tus confesiones...

Sinceramente creo que se puede robar el alma, la mente a otra persona. Es verdad que no pensaba en relaciones sentimentales, en ese sentido creo que todas y cada una de ellas con sus principios y finales son un regalo de Vida, el amor siempre lo es. El problema viene cuando no hay amor pero sí una relación, entonces todo se vuelve turbio.

Yo pensaba más bien, en lo que la sociedad, los gobiernos, el poder-los poderes que nos controlan pueden hacer con nosotros.

En cómo se gobierna, se despoja, se neutraliza, los deseos, los sueños, la rebelión, y las ansias de lucha.

Siempre recuerdo el final de 1984...cuando hablo así siempre pienso en eso. Es escalofriante pero tan real. El amor es el instrumento, la excusa para despojarle de sus principios. Podría haber sido otro, pero... ¡nos creemos tan poderosos e invulnerables cuando amamos, tan grandes...!

En fin...me estoy extendiendo demasiado...y no creo que pueda expresar ahora mismo todo lo que pienso.

Muchas gracias de nuevo y un abrazo.