Ialysko

24 mar. 2008

http://www.zenaholloway.com/

Hay veces que uno se echa de menos a sí mismo. A lo que pudo ser, a aquello en lo que creyó se podría convertir. Luego, pasan los años, al principio muy despacio, como cuando se es chiquita y las vacaciones de navidad, o las de verano, parecen enormes islotes en el mar.

Luego atropelladamente, en la adolescencia, confundiendo el norte con el sur, el este con el oeste. Demasiado despacio porque quería ser mayor, demasiado deprisa, borrando todo privilegio de la niñez.

Y después, la arena del reloj pareció volverse en contra mía. Todos los sueños se quedaban mancos o cojos, o les faltaba oxígeno en el cerebro. Como en una mala racha al póquer, los iba perdiendo uno a uno, mientras mi mano agarraba con desesperación una última ficha de color.

Todos los jugadores se retiran a tiempo, todos menos yo. Y al final, me quedo sola en esa mesa de juego, habiéndolo apostado todo por nada.

Un hombre vestido de chaqué se me acerca, y me ofrece una pistola sobre un pañuelo blanco.

—No manche la alfombra, por favor.

—¿Quién le ha dicho que necesito pegarme un tiro? ¡Hace tiempo que me desangro y ninguno se ha fijado!

Pero el hombre ya me ha dado la espalda, dejo caer la pistola al suelo y me llevo la mano al pecho. Allí donde tengo mi agujero.

De pronto caigo al suelo, una mano invisible me ha tirado de la silla. A la altura de mi cara veo moverse unos zapatos negros brillantes, y unas manos blancas hacen unas lazadas simétricas con los cordones que a los lados cuelgan. Deja caer sobre mi cuerpo una sábana blanca, yo diría que recién lavada, y entonces grito: "¡No estoy muerta!"

—Para nosotros sí —contestan.

Me enrollan en la sábana y me cargan al hombro. Luego me meten en el maletero de un coche. Durante un rato siento que estamos subiendo por una carretera llena de curvas. Frenan en seco. De nuevo me cogen, como un peso muerto, pero ahora ya no me llevan a hombros. Ahora me arrastran por los pies y la tierra se mete por mi nariz.

Escucho como las olas rompen contra el acantilado. Unos brazos me levantan en vilo, y me lanzan al vacío. La sabana se separa de mi cuerpo y sale volando como una cometa en medio de la noche. Mi cuerpo se golpea contra el agua, mis brazos inertes no responden, por mi boca abierta entra el agua encharcando mis pulmones. Mis ojos abiertos ven como me ahogo, mientras los peces me rodean.

Y entonces tu llegas. Ialysko. Me sacas del agua, y me dejas en cubierta.

—Lo he perdido todo, en aquella mesa.

—Yo acabo de ganarlo, con esta ola.

—No soy de valor…

—Lo mismo dicen del agua salada. Pero yo vivo de ella.

12 comentarios:

Enredada dijo...

Uno se juega en la vida al todo o nada... se juega por ideales, por amor, por esperanzas... y cuando crees que perdiste todo un ángel te salva, un angel en una ola, un ángel en un escrito, un ángel que proteje tu vida y tus sueños de tanto sufrimiento.
Elbi, todo lo que te pasa me pasa, sos mi ángel, así te nombré... seré lo que quieras, tu amiga, tu pequeña, tu almohada y si queres, esa ola...
te quiero
Rox
recorda recorda recorda

by Alex dijo...

Que suerte tiene Ialysko de haberte pescado.....Que suerte tienes de haber sido rescatada.
A veces la vida nos guarda gratas sorpresas....no tiene porque ser todo malo....
Pero, hermanita, te tengo dicho que no juegues, hay que superar esa adicción al juego....jajajaja
¿Ya se te olvidó, cuando te enseñé a jugar con ases en la manga?.
A veces hay que saber jugarle la partida a la vida y a la muerte....
¿O, piensas, que ellas no hacen trampas?....Piensalo bien y veras que tengo razón....
No se trata de ser mas listo que nadie ni de hacer daño, ni mentir....solo hablo de supervivencia, cuando vivir no resulta facil...
Si quieres te vuelvo a enseñar a jugar a las cartas con "ases en la manga".......jajajaja
Mil besos....y mucho mas.

Aldabra dijo...

Elberth, princesa de Turumak... que importa que alguien piense que ya no tienes vida... siempre hay personas que no se resignarán, en las que vivirás a perpetuidad... esas personas son el "lalysko" de tu relato... son el imposible, o el todo es posible...

morir sólo es un estado, porque las personas siempre estaremos vivas en los recuerdos de las personas que nos quisieron...

es un relato muy triste y muy espeluznante pero existe la esperanza

un abrazo enorme
Aldabra

Martín Bolívar dijo...

Qué bueno que alguien te salve de caer en el abismo. Una historia magnífica.

Alfredo dijo...

Pues, ¿sabes? Para mí Lalysko es leerte. Me he llevado una alegría tremenda al ver que no has abandonado esto. Por favor, sigue aquí.

Un abrazo fuerte.

Elbereth dijo...

Hola Rox... Así es...y el que no se lo juega al todo o nada...en realidad pierde. Los cobardes siempre son los derrotados aún con la victoria en la mano.

Sí,existen ángeles sin alas, ni aura dorada, pero ángeles que nos salvan como pueden de nosotros mismos, de esas mareas violentas...

Haces ya mucho, mucho, Rox. Sé que estás ahí, que siempre lo has estado. Eso es lo que realmente tiene valor.

Estoy algo mejor...:) ¡esa es buena noticia! Y no olvido las palabras de tu padre. Me hubiera gustado que el mío me las dijera.

Recuerdo, recuerdo, recuerdo...:)))

Abrazo enorme, besos, de todo...cariño.... y mis GRACIAS, mi agradecimiento por tanta generosidad.

Spender dijo...

Y esto demuestra lo importante que es encontrar la mano adecueda...

Elbereth dijo...

Alex jajjajajajaj....sí, soy un pez con un alto precio en el mercado...algo así como el atún... Creo que Ialysko no tiene tanta suerte, la suerte es mía, pero no se lo vamos a decir, no vaya a ser que me devuelva al mar....:))))

Estoy de acuerdo, a veces las sorpresas que nos guarda son fantásticas pero demonios...¡lo que le cuesta darlas!

jajajaja...ay, ay, el póker me pierde...En realidad...no soy nada jugadora, aprendo los juegos para compartir con los demás. No tengo interés propio en ellos..¡Pero eso de apostar a si acierto o no...ahhhh, eso me puede! jajjajajja

La muerte...es muy perra...me niego a pensar en ella en estos momentos...Pero creo que necesitaré de serios consejos para ganarle algunas partidas...Aunque siempre gana...¿no es cierto? :)))

Sí, por favor, enséñame... soy buena alumna por regla general... Si te decepciono..pues...me echas a los lobos..y ¡listos! Que por ciertos hay muchos...

Muchos, muchos besos...me alegra verte de buen humor, hermano. ¡No sabes cuánto!

Elbereth dijo...

Hola, Aldabra... No soy princesa...ni sangre azul, ni dinero, ni títulos, ni espíritu real...tampoco despótico...jajajaja Pero me gusta oírme llamarme así...mi padre nunca me llamaba "princesa", y creo que ese es un título que cuando te dan los amigos, es un gusto.

¡Me cuesta tanto creer en esa especie de inmortalidad a través de otro! Y sin embargo, quiero creer en ella. ¿Crees que leí demasiado cuentos de enana? Seguramente así sea. Pero la idea es hermosa. Que una vez que te hayas convertido en polvo, alguien te recuerde todos los días de su vida. Ufff...

Hoy digo sí a la esperanza. Encontrarme mejor físicamente ayuda mucho, no nos engañemos...

Muchas gracias, de veras, gracias por estar ahí.

Cuando estoy mal...me cuesta estar, de forma que no me hagáis mucho caso...:))))

Un fuerte abrazo.

Elbereth dijo...

Martín Bolivar Síiiiii...es una suerte que te salven...que cuando todo está perdido, alguien separe las nubes y deje pasar el sol.

Gracias.

Un saludo.

Elbereth dijo...

Alfredo ¿Sabes que estuve a punto de hacerlo? Soy incapaz de hacer nada en ese estado...Pensé que cerraba y me iba...que ya había escrito suficiente, que todo lo que podía escribir no eran mas que repeticiones de repeticiones, bla, bla, bla...

Pero me contuve...al fin y al cabo, nadie está obligado a leerme...¿no es cierto?

Es muy lindo eso que me has dicho, eso de que Ialysko es leerme...para mí es leeros...

Alfredo...pasará...y cuando echemos la vista atrás sonreiremos, te lo prometo.

Un beso y un abrazo enormes.

Elbereth dijo...

Spender...La mano adecuada, la palabra certera, la mirada que sujete, el roce, la caricia, la música...el silencio...

Un abrazo...