Todavía no...

12 mar. 2008

Nelson la vio desplomarse sobre el suelo, sin vida. Las puertas de cristal se hicieron añicos, cayendo al piso como granizo. No lo dudó. De una sola zancada pasó al otro lado y la cogió en brazos.

Se sorprendió de lo poco que pesaba. Nelson recordaba aquella otra noche en la que también tuvo que coger en sus brazos un cuerpo sin vida, y el recuerdo era completamente distinto.

Avanzo a través del incendio del puerto de Turumak sin que nadie se percatara de su presencia. Todos estaban demasiado ocupados en apagar el fuego de las velas, en impedir que las chispas prendieran la madera y echaran a perder todo el material que había en las bodegas.

Pero yo sí. Yo ví como la depositaba dulcemente sobre la cubierta, e izaba las velas, para adentrarse en la tormenta más cruel que el siglo —mi siglo— recuerda. En aquel momento supe que iba a morir.

Mientras la lluvia los engullía y borraba todo rastro de ellos, creí ver una sombra en el cielo. Un ave majestuosa, de plumas blancas y negras, que les seguía.

Hubo un momento en el que Nelson miró el timón, manchado con la sangre de sus manos, y a punto estuvo de soltarlo y claudicar. Pero volvió su vista hacia ella y, a pesar del dolor que sentía, volvió a tomar el mando.

Hacia rato que había visto la sombra en el cielo, y sabía lo que significaba. En menos de un parpadeo, el ave cayó en picado hacia la nave, bajó hasta la proa y se petrificó, convirtiéndose en el mascarón del barco. El animal se transformó en una mujer desafiante, portadora de una espada. Nelson supo que fue ella la que cargó contra las olas, la que hendió con su acero el cielo encapotado de negro, conduciéndoles hasta la desierta playa.

Nelson no supo cuánto tiempo estuvo allí sentado, con las piernas cruzadas, mirando el rostro de la mujer. Había depositado su cuerpo orilla adentro, con las manos le había hecho una almohada de arena, y con miedo le había apartado mechones de pelo que le cubrían el rostro. Intentó adivinar su nombre, y decidió llamarla Iria, en recuerdo de aquella otra.

No estaba muerta. Al menos no por el momento. O quizás había muerto en ese otro mundo al que la marea oscura le había arrastrado.

Cuando Iria abrió los ojos, le pilló desprevenido, se asustó y dio un pequeño brinco atrás.

—¿Por qué estoy aquí?

Nelson abrió la boca para explicárselo, pero acto seguido se lo pensó mejor.

—¿Esa es tu forma de darme las gracias por salvarte la vida?

—¿Te pedí que lo hicieras?

—¡Demonios, mujer, he conocido a hembras con mal despertar, pero tú las ganas a todas!

Iria no se molestó en contestarle, se puso en pie y miro a su alrededor.

—¿Dónde estamos?

Nelson sintió que en su interior algo se encogía —como cuando su madre le sorprendía en una mentira—, pero decidió guardarse su miedo.

—¿Tengo aspecto de saberlo, mujer?

Iria se volvió rápidamente, y se le quedó mirando a los ojos. Luego se echó a reír y el resto de nubes que quedaban en el cielo huyeron amedrentadas. El Sol se posó sobre su pelo enmarañado y brilló.

—¿Les recuerdas a todos con los que hablas su sexo?

Nelson se encogió de hombros, le dio la espalda y echó a andar. Iria seguía riendo, no podía verle la cara, pero él también reía.

12 comentarios:

by Alex dijo...

Jajajaja...."Santa paciencia" que tiene Nelson con Iria.....
Supongo que la quiere demasiado como para enfadarse con ella....
Ademas....seguro que Nelson es feliz al verla reir, es el mejor sintoma de que está viva....
TODAVÍA NO llegó la hora de Iria....
Todavía no llegó la hora de rendirse...
Me gusta Nelson...es un luchador...
Me gusta Iria...tiene genio...espero ver su lado romantico.....jajajaja...
Elbi,besos...besos...besos...mi playa te da las gracias....ya lo sabes....

Aldabra dijo...

Esto se pone interesante... ¡que caracter tiene Iria!... va a volver loco al pobre Nelson que parece un bonachón...

Esto promete... je je je...

Un besito,
Aldabra

Anónimo dijo...

Si, Alex tienes razón
¡ Santa paciencia, Dios mio, lo que hay que oir a veces!

Al menos hay esperanza...y se rien. Gracias

Y yo tambiém quiero ver su lado más romántico. ¡ Que se besen porfa, porfa!¡ Que se beeeesen!

Enredada dijo...

Pobre Nelson... supongo como dice Alex que el amor hace que tengan tanta paciencia... y no pueda enojarse...
te quiero amiga....
besos y te mande algo

Isaac González Toribio dijo...

No sé por qué me da que al final quién va a tener que tener paciencia es Iria... Esperamos expectantes la próxima entrega. Bicos

Pedro Chincoa dijo...

Por momentos me recordó al Titanic.. jeje...pero las narraciones te quedan finalmente bien construidas... Que lo astros te protejan.
un saludo.

Elbereth dijo...

Alex... ¿Santa paciencia que tiene Nelson? ¿Has dicho Santa paciencia? ¿No será por un casual que estás haciendo causa con los de tu sexo? :)
:)
:)
¡Pero quién demonios ha dicho que la quiere! ¡Si la acaba de conocer, caray! Lo que ocurre es que es un cascarrabias...jajajjajajajja

Todavía no... o quizá sí...¿quién sabe?

Sí, Nelson es un luchador...se le nota. A mi también me gusta, mucho.
Pero...¿que es eso de que esperas ver el lado romántico de Iria, y no el lado romántico de Nelson???

Alex, se te está viendo el plumero. :)

Te veré en tu playa...lo estoy deseando...¿hoy o mañana? ¿ y la música?...Y las gracias sobran, sólo espero que te guste tu playa.

Un beso, otro más y otro más...a pesar de estar hoy un tanto quisquillosa. :)

Elbereth dijo...

Hola Aldabra jajjajaja, ¡Vaya por dios! ¿Y a nadie le parece que el carácter de Nelson tampoco es una joya? jajjajajajjaja ¿Nelson bonachón? Uhmmm No me imagino yo a Nelson bonachón...no es por contradecir...pero no....:) ¡Me divierte mucho como vamos avanzando todos con este culebrón!

Lo malo es que con vuestros comentarios me condicionáis !! :))))

Gracias, Aldabra. Un abrazo.

Elbereth dijo...

Anónimo, estimado anónimo :) ¿Así que usted también con la "santa paciencia de Nelson? ¡Que identificación psicológica, vive dios!

:))))

Sí... hay esperanza...y sí, ríen. El consigue arrancarle una risa, y con eso parece satisfecho. ¿No es un encanto?

¿Lado romántico? ¡Miren que les hago hermanos, como en los peores culebrones! :))))

¿Que se besen? Estimado anónimo: por si no se había dado cuenta, esto no es una boda. :) :)

Muchas gracias por el comentario. Un saludo.

Elbereth dijo...

EnredadaARrrrghhhhh ¡4, 4, 4 comentarios del "pobre Nelson"! ¡Cuando me eche a la cara al tal Nelson va a ver lo que es bueno..ya lo creo que sí! ¿Pero porque es pobre? jajajajjajajaajjajja

¡Me lo estoy pasando en grande!

¿Y quien ha dicho que se quieren? jajajajajja

Me tomaré la revancha en el próximo capitulo, ya veréis, ya....

Un beso muy grande. Cuídaros mucho, pequenina.

Elbereth dijo...

ISAAC GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, por fin alguien con sentido y sensibilidad. ¡Por favor, recuérdame que estoy en deuda contigo! :)))) Menos mal que hay otra versión de los hechos. Me acabas de quitar un peso de encima...jajjaja

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Pedro ¿El titanic? ajjajajaj ¿pero el barco o la película? ¡Porque si te recordó la película fijo que ya he convertido este en el peor de los culebrones!:))) En fin, no doy para más. Al menos parece que os tiene entretenidos.

Muchas gracias, y un abrazo.