Y con eso basta...

29 mar. 2008

Lawrence Alma Tadema



Hay veces que necesitamos muy poco para ser felices.

Basta quedarse sentado contra un muro, dejando que los primeros rayos de sol nos calienten.

Seguir el vuelo de un gorrión tras una cometa, y apostar cual volará más alto.

Comerse un helado antes de que se derrita y el cucurucho se ponga blando, beber las gotas que se deslizan en la punta. Y reír.

Sentarse en un parque con un libro, abrirlo despacio, y levantar la mirada al cielo para leerlo.

Comenzar a andar un camino solitario, y en medio de ninguna parte, encontrarse, cruzarse, y entender que nunca estamos solos.

Una llave bajo el felpudo, que nos hace saber que siempre podemos entrar en casa, en esa habitación del alma en la que las ventanas permanecen abiertas.

Acariciar un perro que pasa a mi lado, mirarle a los ojos y darle la razón, porque cualquiera que sea el sentido de esta vida, él lo conoce mejor que yo.

Tumbarse al atardecer en una playa, y saborear la sal pegada a nuestra piel.

No tener nada que olvidar, porque cada latido es una oportunidad para vivir.

Hay veces que le pedimos todo al universo para sentirnos bien. Y el universo nos regala una caricia, y con eso basta. Y gracias.


23 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos los días, el universo nos está regalando caricias, lo que pasa es que, no siempre, nos damos cuenta de ello. Resulta a veces tan difícil sentirlas...
De la sal en el cuerpo... Bueno, la del Atlántico, puedo pasarla varias horas una vez seco mi cuerpo, tanto en el sur, como en el norte, la del Mediterraneo...vale, casi que tb., pero la del Mar Menor... como pase un par de horas sin quitármela... como que no.
Guillermo

Aldabra dijo...

las pequeñas cosas... esas pequeñas cositas que nos hacen tan felices...

para mí, ahora es un momento muy feliz... estoy aquí sentada en el ordenador escribiéndote, sabiendo que estás mejor... y con tu lectura recordando todas esas cosas que nos tienen que alegrar los días y las noches...

besiños,
Aldabra

¡¡y que duermas bien!

by Alex dijo...

Es cierto, Elbi.
La mayoría de las veces, no necesitamos mucho para ser felices, solo la actitud y ganas de querer serlo.
Me pasa como a tí....¡el sol!, es una pasada como me anima...¡los helados!, soy el "campeón" comedor de helados.....jajajaja
Lo de acariciar al perro, lo tengo facil, tengo en casa una perrita mimosa como ninguna, que me pide caricias todos los dias....jajajaja
Tumbarse en la playa.....Diosssss...eso si que produce placer, pero....soy muy "pijo"...a poder ser, mejor en una tumbona....eso de la arena y la sal en la piel....grrrrrr...no me gusta nada.....jajajajaja
Yo hace mucho tiempo, que al "universo", lo unico que le pido es salud, para disfrutar de esas pequeñas cosas....le añadimos una pizca de imaginación, una cucharada de alegría y unas gotas de cariño.....Ufffff...menuda "ensalada" mas agradable.....jajajajaja
Bueno, hermanita menor, nos das una alegría a todos. Se nota que estas mejorando rapidamente.
Mil besos con helado sabor a nata y chocolate.

Luka dijo...

Precioso forma de describir el placer de las pequeñas cosas, la belleza que hay en la naturaleza...A veces lo más sencillo es lo más sublime.

Un abrazo!

Enredada dijo...

Elbi, como siempre...cuanta verdad.
Y uno se preocupa paor cada tontera...
Es que en las pequeñas cosas encontramos lo importante para vivir.
Pequeñas, pequeñísimas.
el sol cuando nos tiramos a charlar o a estar solos calentándonos con sus rayos, el viento cuando sopla y se escucha cada sonido... la lluvia...
Acariciar a un niño, mirar las estrellas...
Las pequeñas cosas son inmensas... caricias en el alma y en el corazón.
Te quiero ángel,
mucho y lo sabes...
Rox

Gustavo Camacho dijo...

Las tan grandes, pequeñas cosas!.

CAMPAÑA:
¡ENREDADA DEJA EL BLOG!:
¡¡¡NO LO PERMITAS!!!

Alicia María Abatilli dijo...

Coincido contigo, la felicidad está en este rayo de sol otoñal, o en esos niños que alejan las dudas de los adultos.
Un abrazo. Una belleza tu blog.
Alicia

Enredada dijo...

Elbiiiiiiiiiii......
te quierooooooooooooooo!!!!!!

Elbereth dijo...

Hola Guillermo A veces es muy difícil parar y saborear esos momentos, mucho. Hay tantas razones que nos despistan, como pequeños diablillos poniéndonos trampas.

jajajjajajaja Vale, está claro que conoces todos los mares. Cosa que no puedo decir yo. ¡Pero era algo romántico! En fin, el que tiene razón, tiene razón. No voy a discutir, jajajjajaj

Besos Guillermo.

Elbereth dijo...

Hola Sirena Aldabra Gracias...muchas gracias. A veces se necesita tan poco...para sentirse bien. Quizá hablar de felicidad sea sin duda pretencioso... pero existen momentos perfectos que no se pueden desperdiciar. No señor!

Un beso muy fuerte.

Elbereth dijo...

ALex...hermano La actitud es fundamental..lo difícil es mantenerla..cuesta. Y creo que la educación, los genes, y las circunstancias personales terminan arrasando.

¿Eres el campeón de helados? ¡Te reto entonces! ¡Di un día y una hora, ya! jajjajaja

Yo también tengo a mia Dana, mi perra, pero es mayor y ahora está un poco baja. La quiero.

¡En una tumbona, sí señor! Así me gusta...¿me invitas a una también, no? Aunque me encanta jugar con la arena y hacer castillos. En cuánto llego a un playa, ¡zás! ya estoy ahí haciendo torreones y fosos..jajajjaja

Más de acuerdo no puedo estar contigo: salud...lo demás se va viendo, vas saliendo, unos días mejor, otros peor, pero siempre se encuentra tiempo para el amor, la risa y el baile (je,je,je). Pero sin salud....
¡Me encantan los besos chocolateados...jajajjajaj! ¿Para cuando la apuesta?

Gracias, Alex..un beso enorme.

Isaac González Toribio dijo...

Lo importante no es lo que pasa, si no cómo lo vivimos. nadie podía expresar esa verdad mejor que tú. Bicos

Elbereth dijo...

Gracias, Luka Estoy convencida de ello, en la simplicidad está la felicidad.

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Rox... Primero regañarte por el susto que nos has dado a todos. Vale, ya está. ¿He sido muy dura? :))

Y después me he tumbado ahí contigo...a tu lado..y he mirado las estrellas, con ese mate que tanto te gusta, sea del tipo que sea.

Y hemos escuchado música, y nos hemos reído. Y ...¿cual es tu plato favorito? ¡Un día tengo que hacer una comida para todos vosotros! A Alex ya sé que le gustan los helados...así que el postre está hecho...ahora faltan el primer y segundo plato....

Aldabra ¿Tu plato favorito?

Y nos montamos entre todos una cena en una de esas playas de Alex. Luego Spender o Isacc o Alfredo,llevan la bebida y la música...

¿Te apetece? Sólo tienes que decírlo, y hecho!!!!!

Un beso enorme, yo también te quiero, pequeña.

Elbereth dijo...

Gustavo ¡Menudo susto me he llevado cuando te he leído! Menos mal que parece que todo fue un malentendido... En fin... Hermoso gesto el que has tenido...algo tan pequeño pero tan grande para Rox, para todos nosotros.

Gracias.!!!

Elbereth dijo...

Hola Alicia Es cierto, me he dejado a los niños fuera. Y ellos tienen un ascendiente fuerte sobre nosotros, sobre nuestra forma de enfrentarnos al mundo. Con un niño al lado todo cambia. Nosotros recordamos cosas que creíamos olvidadas, recuperamos fuerza e ilusión.

Un abrazo y muchas gracias!

Elbereth dijo...

Roxxxxxxxxxxxxxxx ¡No voy a ser menos que tú con las letras! ¡JÁ! jajajjajajjajajjajaj

Yo también te quierooooooooooooooooooooooooo!!! Bueno,yo más porque he puesto más letras "o" y eso tiene que servir de algo.

jajajajajajjaja

Estoy aqui, peque, estoy aquí.

Elbereth dijo...

Hola Isaac Gracias, me alegra verte, mucho. En realidad saber vivir es eso... aceptar los acontecimientos, enfrentarlos....y seguir sintiendo fuerza, ilusión, y ganas de luchar. Una y otra vez...

Un beso muy fuerte.

Spender dijo...

Así me gusta, optimista. Aunque te parezca mentira, tus palabras también nos ayudan a los demás a sentir esas caricias que el universo muchas veces quiere dar y los demás nos empeñamos en rechazarlas.
Gracias!

Elbereth y su silencio dijo...

Hola Spender No hay porqué dar las gracias...compartir con vosotros lo que siento, y saber que un poquito de esto os llega me hace sentir bien, muy bien.

Gracias.

Enredada dijo...

se que no te gusta... pero no puedoooooooo, te dejé un premio en mi BLOG, es TUYO!!!!!
te quieroooooooooooooooooooooo

ESCRIBIENTE dijo...

Cuando cierro los ojos al sol,los abro a tesoros desapercibidos: el calor en la piel, el susurro del aire, la voz del agua.
Me acercan a lo natural, y me siento hoja, piedra, luz, universo. Lo pequeño se vuelve entonces inconmensurable. Las escalas desaparecen y ceden paso a la esencia. Es, también, cuestión de verbos: el "tener", "representar", "aparentar" se descalabra y el único infinitivo posible es "ser".

Elbereth dijo...

Gracias, Escribiente Muchas gracias.

Un saludo.