Mi Dana

4 abr. 2008

Dana


Aquella noche ella me salvo. Estoy en deuda. Ahora es demasiado tarde para devolverle el favor.

Llegué a casa casi a ciegas, como un sonámbulo que se conoce de memoria el camino, pero que no sabe que pasos está dando. No recuerdo haber sacado la llave, ni meterla en la cerradura. A veces pienso que los ángeles --de existir--, serían como imanes que nos conducen a lugares seguros cuando hemos perdido todo rastro de voluntad.

Allí estaban todos esperándome. Llenos de buenas intenciones, de preguntas de las que creían obtendrían algún tipo de respuesta. Yo me senté al fondo de la cocina e intenté explicar lo que ni yo entendía. No pude.

Sus miradas mostraban tanto desasosiego, tanta impotencia. ¡Pobres padres, con una profesión en la que ser indefinido es más un peso que una bendición! Y yo muda, con la cabeza gacha, conteniendo las lágrimas a base de tragármelas. Pero una se escapa de mis ojos, sale veloz y recorre el puente de mi nariz, pendiendo allí por unos segundos: al borde del abismo, un suicidio. Luego cae, y se convierte en una prosaica gota de agua estrellada contra el suelo.

Y pienso: yo soy la siguiente.

Entonces ella entra en la cocina. Despacio, tímida. Clavando su mirada negra en cada uno de nosotros, probando a entender. Se para unos segundos y me mira. Yo le devuelvo la mirada, ahora empañada, cansada, atemorizada. Y sin dudarlo, se viene hacía mi y me besa. La abrazo con fuerza y entierro mi cara en su lomo, mientras ella se retuerce y me busca para mojarme el rostro con sus lametazos.

Y todo se ordena. El miedo se desploma, y al hacer contacto con el suelo se disuelve. ¡Desaparece! No sé como. Acaricio su cabeza una y otra vez, en silencio la agradezco, y ruego porque me entienda.

Es mi perra. Y hace magia.

Ahora está muerta. Pero yo no quiero que Dana muera.

La quiero, es mi perra, y la quiero.

20 comentarios:

Enredada dijo...

No está muerta Elbi... Dana está... se fué un rato... a un lugar mejor, no estes triste ni llores... Dana está y siempre estará... en tu corazón, en tu vida...
TE QUIEROOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!
Rox

Enredada dijo...

Pasa por mi blog, deje algo para Dana.. y para vos.
Después me di cuenta que habias escrito, sabes una cosa? esto que te pasa, me pasa... porque te quiero, porque sos mi ángel y mi consuelo y no quiero verte desconsolada... si pudiera... me tomaría un avión y allí estaría... dandote un abrazo, simplemente eso..
besos mi Elbi

Tramontana dijo...

Los perros son maravillosos compañeros. Y te sienten, y saben estar contigo, como ese día que nos platicas.

Siento mucho que Dana no esté ahora contigo.

by Alex dijo...

¡Dana!........que nombre tan bonito...es, como Dama....una Dama....una Sra....una amiga..
Esa imagen de ella....se la vé tan llena de vida....es como tienes que recordarla....solo te mueres realmente, cuando todos te olvidan.
Sus caricias, sus lametones, los puedes reencontrar cuando te llenes de fuerza suficiente para empezar de nuevo....otro ciclo de la vida....otra compañia, que tenga la suerte de recibir tus cuidados y tu cariño....
Es lo mejor para ti....es lo mejor para Dana...
Elbi, hermanita....lo necesitas.
Piensa que hay otra perrita esperandote, que tambien te necesita.....
Como dice Rox, Dana ya está contigo para siempre, en tu corazon y ahora gracias a tu post, tambien está en el recuerdo de todos nosotros....y eso está bien, ¿verdad?....solo falta llenarte de fuerza, para llenar un vacio rapidamente....danos una sorpresa.
Muchos besos llenos de cariño, para que los repartas con Dana...

Nochestrellada dijo...

Pasé por la casa de la amiga enredada y no pude evitar pasar a saludarte...
sé lo que se siente perder a un ser tan maravilloso como Dana...
que forma parte de nuestra familia,
que entrega todo su amor sin que se lo pidamos,
que nos acompañan hasta en el llanto
cuando saben que estamos tristes
y necesitamos el mimo o la compañia de alguien...

seguramente ahora está en una estrella...
y sigue cuiudándote...


un beso!

ESCRIBIENTE dijo...

¡Dichosa Elbereth¡
A veces, cuando se me pierde una palabra, en el autobús, en los cajones de casa, en la mesa de trabajo, voy a tu blog y ahí está, porque sin saberlo tú, casi siempre la encuentras.
Y si sigues buscando, en ellas está Dana, porque me han dejado olerla, ver cómo inclinaba la cabeza o cómo brillaban sus ojos.
Su recuerdo conduce al llanto pero cuando la nombras, Dana se vuelve nobleza.

Max dijo...

Dana siempre estará contigo, como bién dice Enredada.

Comprendo muy bién tu dolor, porque desgraciadamente lo he vivido en mi carne en varias ocasiones, y sé que sientes cómo se destroza tu corazón.
Ahora mismo, tengo un nudo en la garganta y los ojos humedecidos.

Mucho ánimo amiga, de todo corazón

guillermo elt dijo...

una canica negra, tierna y húmeda, moja mi nariz. Más abajo, una lengua besa mis labios diciéndome que, a animal, tal y como me quiere ella, no hay nadie que la gane... que menuda es ella dándome amor, la primera... y que nadie se atreva a quererme ni una mijita más. Y cuando me mira con esos ojitos?... Para comérsela!!!
Dedicado a Dana.

Maribel dijo...

Lo siento, Elbereth, conozco ese dolor, pasé por él y sé lo que estás sufriendo.

Imagínala feliz y libre, tal vez eso te ayude.

Siempre será tu perra y siempre estará contigo, no lo dudes.

Un inmenso y afectuoso abrazo.

lamaladelapelicula dijo...

Es muy bonita, seguro que tanto tanto como su recuerdo. Y ese nadie te lo quitará nunca :)

Elbereth dijo...

Hola Rox... Me pasé por tu blog, y por todas las entradas... Siento la ausencia. También estoy ausente de mí, eso es una excusa, lo sé.

Dana es --era-- muy miedosa. Me pasaba el día protegiéndola, como una mala madre..:)) Quiero creer que donde esté o donde no esté, estará bien...quiero...

Gracias, Rox, de veras, gracias...¡te preocupas tanto! Y reconozco que me siento mal ante ti, con todo lo que ha pasado en tu vida, y yo llorando de esta forma... Pero tu comprendes. Siempre comprendes todo. Gracias.

La entrada que pusiste para Dana es preciosa...La canción me gusta mucho, ya te lo dije...Se me quedó en la cabeza y me pasó el día murmurandola..

Te quiero Rox, y no creas que porque no pongo tantas "o", te quiera menos. :))

Cuídate mucho...y gracias de nuevo por tu generosidad. Eres un regalo.

Elbereth dijo...

Hola Tramontana Sí, son compañeros, y amigos, y leales e incondicionales.

Y con todo eso...aún así, para mí son mucho más. Me salvaron de soledades, de silencios, desde pequeñaja, de sueños rotos. No sé como pero lo hacían.

Me hacían mejor persona, más humana...¡que ironía!.

Gracias, Tramontana,muchas gracias.

Elbereth dijo...

Alex, mi hermano Sé que quieres que piense en positivo, y lo intento. No sabes cómo me cuesta. Bueno, sí que lo sabes, seguro.

Lo malo es que si la recuerdo llena de vida, también me duele.

Ya ha habido otros perros antes, siempre de albergues que los recogían, abandonados por sus dueños. Yo estuve en uno de ellos como voluntaria, allí conocí a Dana. Y quizá algún día, vuelva a tener a otro amigo al lado. Pero ahora no. Todavía no.

Pero, sí, es una buena idea. Sé que ha tenido una buena vida, muy buena. Eso es en lo que tengo que pensar.

Gracias, Alex. No sé que más decir, sois muy generosos por compartir conmigo este momento.

Un beso muy grande, mucho.

Elbereth dijo...

Noche Estrellada Gracias por venir hasta aquí para darme ánimos. Muchas gracias.

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Gracias, Escribiente Me gustaría ser capaz de tomarme la muerte de otra forma. Pero está claro que no sé.

Dana os hubiera gustado. Era muy dulce y bobalicona. Era muy buena. Lo es. Es muy buena.

Un abrazo.

Elbereth dijo...

Max Gracias, habiendo pasado por lo mismo sobran las palabras.

Gracias por haber venido hasta aquí y darme ánimos.

Un saludo.

Elbereth dijo...

Gracias Guillermo Muy hermoso.

Gracias...de veras...es verdad que no hay cariño como el de ellos.

Me has arrancado una sonrisa. Gracias.

Un fuerte abrazo.

Elbereth dijo...

Hola Maribel Gracias. Espero haberla dado al menos la mitad de lo que ella me dio. No podría dar tanto como ella, no podría.

Gracias por venir hasta aquí y darme tu abrazo. Muchas gracias.

Un fuerte abrazo, muy fuerte.

Elbereth dijo...

Hola Mala ¿Verdad que es bonita? Mucho. Sus ojos...

Muchas gracias, Mala. Un abrazo.

Maine dijo...

Me has encogido el corazón. Ojalá tuviéramos entre las manos el consuelo que nos hace falta, ojalá supiera decirte algo para ofrecértelo.

Pequeños ángeles.

Besos, Elbereth.