Un suspiro por una inhalación... 2041-VII parte

17 ene. 2010

De Lothian-La Bestia del Klaan; Stacia de Lothian; Lea Tuatha Dé; Avijai Zamir; Arsen de Lothian

Stacia y Arsen, dos caras de una misma moneda. O dos monedas con una sola cara, con la cruz borrada. Stacia lleva rato enfrascada en un monólogo con intentos de diálogo fracasados. Avijai la escucha, arrebujado en su manta, dentro de lo que en su día fue un flamante coche, y que ahora se ha convertido en una tienda de campaña improvisada.

Stacia se hace demasiadas preguntas, eso piensa Avijai. A su edad, cualquier pregunta es como un brusco empellón. Y la Ley del Universo dice: "Un tirón por un empujón, un suspiro por una inhalación", o eso había leído… ¿en los libros de Hobb? Pudiera ser… Ahora poco importaban los escritores y sus poemas.

Stacia tenía una obsesión y Avijai había sido la segunda persona con la que la había compartido. Arsen, por supuesto, había sido el primero. Había algo de siniestro en esos dos gemelos. Esa unión silenciosa y profunda de sus almas, le recordaba a las raíces que los árboles desarrollan en la selva. Una maraña de brazos vivos en los que puedes llegar a asfixiarte.

El era viejo y apenas recordaba cual era su misión, si es que alguna vez tuvo alguna. Pero ella, oh, ella: Stacia era como un lobo atrapado en un cepo, se mordería la pata hasta desangrarse y morir antes de darse por vencida.

Stacia creía saber que tenía una misión, pero no era capaz de entender exactamente en qué consistía. Por supuesto, Avijai se había abstenido de decirle que eso era peor que no tener ninguna. Tenía la firme convicción que, a las mujeres, cuánto menos se les diga de lo que se piensa, más fácil resulta convivir con ellas. No era machismo, sólo supervivencia.

Los números y los relojes digitales. Sí, así como suena: demencial. ¿Y si cada vez que miras un reloj la hora que te encuentras es: 22:33, 10:10, 11:22… Stacia acumulaba relojes. En cada muñeca le había contado tres, por lo menos. Y lo peor de todo es que él había terminado por obsesionarse también. El, que se había negado a someterse a la tiranía de los relojes se descubría, ahora, mirando de reojo sus muñecas. Cada vez que se encontraba con esos pares de números iguales, o en serie, pegaba un respingo absurdo.

Stacia estaba casi convencida que aquello no era casualidad, tenía que poseer algún sentido oculto. Avijai le propuso que llevara la cuenta de todas las veces que miraba el reloj, y que de ese total, descontara cuántas veces se encontraba con esa situación.

Por alguna extraña razón, el resultado obtenido desafiaba todas las leyes de la probabilidad, con lo que Stacia sólo se reafirmó en su convicción: estaban recibiendo un mensaje subliminal del Universo, y no eran capaces de descifrarlo.

Avijai decidió que había peores locuras que aquella, y resolvió no darle demasiada importancia. Por supuesto, era sólo supervivencia. A fin de cuentas —se dijo así mismo—, si la chica había escrito en el pasado uno de esos blogs, eso era mucho peor con diferencia.

—¿Por qué se repiten los números?

—Bueno, no se repiten, van sucediéndose… antes o después tiene que producirse esa combinación.

—Ya, pero ocho de cada diez veces que los miro están así.

Avijai se permitió levantar las cejas en un signo de hastío. Sólo porque era de noche, y el gorro que llevaba le tapaba la frente. La valentía está sobrestimada.

—Quizá te están avisando de que un hecho que ya ha sucedido se va a repetir, y así puedas cambiarlo con una decisión diferente.

—O que ese mismo hecho se está produciendo en otro lugar al mismo tiempo.

—Es bastante melodramático y superficial… Suena a aquellas películas de ciencia-ficción de los noventa, con pretensiones pseudo-científicas y místicas.

Silencio. Avijai estuvo seguro que había conseguido encoger unos centímetros sin haberse comido ninguna galleta del País de las Maravillas.

—¿Siempre eres tan dañino?

Avijai negó suavemente con la cabeza e intentó poner su expresión más inocente, esperando que el miedo le dilatara las pupilas y estás dieran más veracidad a su mentira. Se dio cuenta de que estaba sudando.

—Yo soy viejo, y un poco loco, no me tienes que hacer caso. ¡Qué voy a saber yo de esas cosas!

—Bueno, yo soy joven e idiota, al menos eso dice tu cara… Y seguramente sea cierto… ¿Crees que estoy desquiciada?

—No —. Avijai se dio cuenta al momento que había contestado demasiado aprisa. Error.

—Ya, entiendo… ¿Qué hora será?

—Deja que mire tu muñeca. Las 20:20.

—Uhm…

—Sip…

—¿Intentamos dormir un poco?

—Será lo mejor, querida. Buenas noches.

—Que descanses, Avijai… ¿Mañana cogeremos la carretera?, ¿o iremos por el camino que vimos cuando llegamos?

—Ah… ¿qué hora sigue siendo?

—Las 20:20.

—Espera a que sean las 20: 21 y lo decides…

Avijai compuso una sonrisa lamentable y Stacia tuvo un escalofrío.

… … …

Arsen mira el reloj de su muñeca: las 20:20, tiene que decidir si mañana atacarán uno de los fuertes del Klaan. Se siente empujado. ¿Quién estará dando un tirón?

Lothian mira el reloj de su mesilla: las 20:20, no está seguro de donde tiene que concentrar su ejército. ¿Dónde será el siguiente ataque de la Miasma? De golpe, toma una decisión.

Lea se sienta ante el abismo y escucha. Deja escapar un suspiro.

Stacia no es capaz de conciliar el sueño, sale del coche y se queda mirando las estrellas. Mañana irán por el camino, dejarán la carretera. Coge aire, una inhalación.

8 comentarios:

Neverknowsbest dijo...

Elbi, lo que escribes es el puñetero caviar de bloguilandia...

Eres absolutamente increíble. ¡Qué fuerza hay detrás de cada palabra que escribes! Te lees un texto y encuentras un montón de patrones, de metáforas y de historias escondidas. Pero es que lo lees otra vez y te encuentras más todavía. ¿Cómo se te ocurren esas comparaciones con las raíces de la selva, con el lobo? Le veo taaaanta sinceridad a un "simple" esbozo de los personajes.

Diras lo que quieras, pero que no acabes hecha escritora te hace mala persona, que lo sepas.

Elbereth dijo...

Hooola... "Neverk" (me permito acortar el nombre pero si no te gusta lo pongo entero, ¿de acuerdo? :)]

Y sí, debo ser muy mala persona. No nos llevemos a engaños, de libros nada. ¡Con que consiga escribir cada quince días me consideraría afortunada! Debo confesar que siento que me repito... y aunque se puede argumentar ¿y quién no? Pues.. consuelo no reporta, no voy a engañarme.

Lo de la selva... pues no sé... los personajes para mí existen de verdad...No es difícil "verles".. He querido ponerles cara sólo para hacerlos aún más de carne y hueso...¿bobadas?

¿Has sentido alguna vez que dos personas estaban tan unidas que al estar con ellas te dejaban fuera siempre? ¿Has estado en la selva? La selva te traga... y a la vez te expulsa de su lado continuamente. Eres un intruso en ella.. siempre.

Y lo del lobo... Ahh... de pequeña me creía un lobo... ¿será por eso?.. y bueno porque mi perro es bastante lobuno. XD

Por hoy ya he dicho bastantes tonterías, lo dejo ya... GRACIAS de nuevo,muchas gracias. Y buena semana, que aun quedan unos cuántos días hasta el fin de semana.

Un fuerte abrazo, hasta pronto.

guillermo elt dijo...

Recuero que hace años, por la noche, mientras cenaba viendo la tele, el video tenía reloj y... vaya!... la gran mayoría de las veces que lo miraba, señala ba la hora 21:21 ... Síííííííí... jeje... es totalmente cierto... Sabes???... Yo no soy futbolero, pero me gusta zapinear... bueno, pues tb., cuano hago el zaping, o marcan un gol a los pocos segundos, o están poniendo la repetición del gol... Jurao ques verdad... por lo menos en un 75% de las veces... que ya me mosquea y no hago zaping... y cuando lo hago y no hay gol por ninguna parte, me alegro y suspiro... en una inhalación... jeje. ;)

Bueno, pues... por aquí estamos.

Sabes???... echo un poquitico de menos tus historias cortas, que tanto me hacían disfrutar... Lo que no desmerece tu relato largo... vale?... Pues eso, pero es que aquellas historias... ummmm geniales... Pero tú, a lo tuyo... :))

Besicos, niña. ;)

Anónimo dijo...

Bueno, vale. Yo tambien estoy por aquí.¡Tengo unas ganas de que te comenten, no sé, 80 personas, para no tener que "pagar" tu lectura, y "piratearte" como hago con todos.

Pero los blogs viven de esto, asi que...

Eres buena, muy buena. Y si vender o no vender, que te lean o no, es la prueba de calidad, recuerda que Van Gogh fué el peor pintor de la historia

Creo que eres de las pocas personas que no les sobra nada en sus escritos, apenas una palabra, todo lo más. Y sobran tantas y tantas, incluso en muchos buenos libros.
Sabes hay un blog, "el sentido de la vida" El tio ademas de los post ha escrito una novela que se puede leer alli. Tiempo que perder creo recordar, de ciencia ficcion que se la he leido y esta bien, tan bien como cualquier otra novela que se venda. Podrias hacer lo mismo.Seria todo un placer leerte de un tiron.
En fin que te pongas a trabajar como una "burra" querré decir.

Solo escribo por no estar callado y agradecerte que sigas escribiendo y animarte
Gracias por tu blog.
No sé como lo haces pero siempre es un auténtico placer
Pufff¡ que rollo!

Dersu

jordim dijo...

Sí que eres buena escritora. Lo de mala persona lo somos todos hasta cierto punto.

Elbereth dijo...

Hola "Guille" hace mucho, mucho tiempo, estoy siempre navegando a la deriva... :) Disculpas por el retraso, que me temo se haya convertido en una triste costumbre...

Me consuela saber que no soy la única paranoica que se lo toma con buen humor, mejor que con pastillas, claro... ;)

Y creo que te he vuelto a desilusionar porque parece que soy incapaz de escribir una historia corta... :) Lo seguiré intentando, amigo. Un fuerte abrazo.

Elbereth dijo...

Dersu... soy yo la que tiene que estar agradecia por tu fidelidad a este semi-blog, lo de semi es por muchas cosas y una de ellas, que casi no llego a escribir una entrada por mes... ufff!!!!

Y sobre todas esas palabras tan bonitas...¿qué decir!! Gracias, pero creo que sobran palabras, otras que no están en su sitio correcto, y otras... vaya usted a saber.

Escribir es un oficio, en parte. Y cuando no escribes a diario pierdes mucho... Pero bueno, esto es lo que tenemos :)

Mil gracias por estar ahí... te merecerías alguna especie de soborno... jajjajajjaja

Un beso.

Elbereth dijo...

Jordim: Gracias a ti también. Todos somos malas personas y buenos escritores. O Malos escritores y buenas personas... ¿Con qué nos quedamos? ;)